jueves, 17 de noviembre de 2011

SCARAMANZIA



Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Un tema emblemático de Último bondi a Finisterre es Scaramanzia, cuya letra dice:

Scaramanzia
(Beilinson - Solari)

Un nuevo juego ligué
donde sos la heroína
Scaramanzia, cábala de amor virtual
Scaramanzia para un Sony samurai
Y voy a comer del pastel
que llamas "la vampira"
Scaramanzia, cábala de amor virtual
Scaramanzia para un Sony samurai
Yo solo espero vivir tus juegos
y luego no quiero que vuelvas a ser
como eras antes, no!
Me voy a ir junto a vos
bien lejos de este mundo
Scaramanzia, cábala de amor virtual
Scaramanzia para un Sony samurai
La buena felicidad dicen que no se nota
Scaramanzia, cábala de amor virtual
Scaramanzia para un Sony samurai
Hoy todos somos gente del pasado
y la alucineta es que nadie
quiere volver a ser como antes, no!
Scaramanzia, cábala de amor virtual
Scaramanzia para un Sony samurai 

En Solari la alusión a lo esotérico es frecuente: gualichos, buzios, chamanismo, etc. El título nos remite a la scaramanzia (vocablo italiano), que es una las tantas mancias, una antigua ciencia oculta derivada de la interpretación de la Qaballah (o Kaballah, o Cábala) hebrea y aplicada a la adivinanza del futuro y de la suerte. En este caso, el Indio vincula a la scaramanzia con un videogame donde aparece ese elemento. 
“Un nuevo juego ligué / donde sos la heroína / Scaramanzia, cábala de amor virtual / Scaramanzia para un Sony samurai”: Pintó un novedoso juego virtual, un videogame donde luchan entre sí todas las divinidades que se convocan a través de la scaramanzia mediante ritos y sortilegios; las divinidades del Bien y del Mal. La "heroína" a la que se refiere es la protagonista del juego, que es la Suerte (que puede ser buena o mala, ahí es donde entra la scaramanzia; si son afortunados, triunfó la buena suerte, y viceversa). Lo de "Sony" es una referencia a esa marca emblemáticamente japonesa, mencionada específicamente, pero con el adicional de “samurai”, de manera de poner aún más de relieve, tanto la procedencia tecnológica del joystick o de la PC en la que está jugando, como a la vez, la virtualidad del juego. Y es ese par de frases lo que repite como estribillo en todas las estrofas.
“Y voy a comer del pastel / que llamas ‘la vampira’ / Scaramanzia, cábala de amor virtual / Scaramanzia para un Sony samurai”: En el juego, hay sacerdotes, sacerdotisas, demonios menores, gárgolas, dragones, ángeles de las tinieblas, etc.; así que supongo que “la vampira” se referirá a alguno de los personajes en ese contexto. Pero también, con lo de “vampira”, hay una velada alusión a la adicción que provoca un juego virtual; comparándola con una compulsión a drogarse, representada como una “vampira”, es decir, algo que nos consume, que nos “chupa la sangre”.
“Yo solo espero vivir tus juegos / y luego no quiero que vuelvas a ser / como eras antes, no!”: Invoca a la Suerte así en abstracto. Espera disfrutar intensamente de ese juego virtual, y espera que la Suerte le sea propicia, espera ganar. Y quiere que esa buena suerte que espera en el juego, se le traslade a todos los órdenes de su vida. Ya no "quiere ser como antes", no quiere seguir teniendo la mala suerte que hasta allí le tocó.
“Me voy a ir junto a vos / bien lejos de este mundo / Scaramanzia, cábala de amor virtual / Scaramanzia para un Sony samurai”: Imaginariamente, se va con la Suerte, "bien lejos de este mundo", es decir: se traslada del mundo real a un mundo virtual y de fantasía (que es de lo que trata el juego).
“La buena felicidad dicen que no se nota / Scaramanzia, cábala de amor virtual / Scaramanzia para un Sony samurai”: Alusión a que sólo se valora la buena suerte, cuando nos ocurre algo malo, pero si no se da eso de que nos acontezca algo adverso; la felicidad pasa desapercibida ("no se nota").
"Hoy todos somos gente del pasado / y la alucineta es que nadie / quiere volver a ser como antes, no! / Scaramanzia, cábala de amor virtual / Scaramanzia para un Sony samurai": La tecnología de los juegos virtuales lo transportó a otro mundo: al de una antigua ciencia ya olvidada (“hoy todos somos gente del pasado”); y de la fantasía. Entonces alucina, divaga (“alucineta”, aludiendo al divague de una afición al esoterismo, pero como moda) con no volver al mundo real. Quiere quedarse en el mundo virtual y vivir la fantasía de manejar, a través de los secretos de la scaramanzia, a los hados de la Suerte y del Destino.

ENLACE A LA CANCIÓN EN YOU TUBE

-Juan Carlos Serqueiros-

5 comentarios:

  1. Ufffff tremendo viaje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo veo como una recaída en el consumo, que se puede permitir, pero no volver a ser como antes. Esa cosa de extrañar, pero que no nos permitimos volver porque sabemos que, aunque en el recuerdo todo pinta mucho mejor, no fue tan bueno como lo recordamos... mientras lo vivíamos. Lo digo desde mi experiencia, añoro y desprecio en igual medida los 90 en los que fui adolescente. Y aunque tengo un gran recuerdo sé que la vivencia no fue tan copada como la recuerdo

    ResponderEliminar
  3. El hecho de referirse a un "juego virtual" y mencionar a Sony no creo que sea una simple coincidencia... en aquel 1998 la Sony PlayStation se encontraba en pleno auge, era la consola más popular y revolucionaria del momento... fue la primera en triunfar implementando gráficos poligonales en 3D y "de paso" aportarle a los videojuegos una madurez impresionante nunca antes vista.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas y muy explicitas las interpretaciones que hacen, la verdad un gusto poder leer este blog. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  5. Muy explicitas y muy buenas las interpretaciones que hacen, la verdad es un gusto poder leer este blog, un abrazo grande!

    ResponderEliminar