jueves, 4 de julio de 2019

ESTEBAN LAUREANO MARADONA, EL DOCTOR DIOS







































Pocos saben que el doctor Maradona era un viejo argentino
No lo digo por su edad (tenía casi 100 años al momento de fallecer); sino por su prosapia, por su linaje, por su abolengo (abolengo... en serio, quiero significar: genético, que no económico): era un patricio de verdad, de familia patricia, sus ascendientes se contaban entre los primeros pobladores del Virreinato del Río de la Plata y entre los primeros revolucionarios de Mayo de 1810. 
Él, en su infinita humildad, jamás "chapeó"; pero su sangre era ilustrísima en grado sumo.
En 1970, mi viejo, que viajaba "la línea" de Formosa (Comandante Fontana, Ibarreta, Estanislao del Campo, Pozo del Tigre, Las Lomitas, etc.), me llevó a conocer al doctor Maradona, y estuvimos mateando en su casa de Estanislao. Yo era sólo un adolescente, pero la grandeza de alma de aquel ser de luz me conmovió tanto, a tal punto, que nunca olvidaré esa tarde.
Mi padre, en su escritorio, tenía colgado un gran cuadro con su retrato, con un epígrafe que rezaba: "EL VERDADERO MARADONA".
Gloria eterna al Doctor Dios.

Daniel Altamirano, "El viaje de Maradona": https://www.youtube.com/watch?v=tz0XiCLRLkY

-Juan Carlos Serqueiros-