lunes, 2 de enero de 2012

UN PACMAN EN EL SAVOY





















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Un pacman en el Savoy
(Beilinson - Solari)

Todo lo que está en mi nube
es nada más que tu sermón fatal,
si tu grito es un ladrido
y mi cuchillo es un rayo cruel.
Toda esa batería de risa rubia
de barrio especial,
las nuevas supersticiones,
la bobera de un nuevo pac-man.
Nuestro pac-man no es de nadie,
pero el mono es de él.
A veces gana, a veces pierde
(como todo jugador).
Un buen par de ojos de vidrio
y tu mirada tiende a mejorar
las nuevas supersticiones,
la bobera del nuevo pac-man.

La canción está inspirada en un supermercado que se llamaba justamente "Savoy", que estaba ubicado en plaza Italia, de La Plata; y en su dueño o encargado, un tal Aníbal. Y bueno, el Aníbal este parece que jugaba mucho a los burros, a las carreras de caballos, y por tal motivo, las menciones en la letra a su adicción. En el video cuyo enlace está al pie, se cuenta todo esto; pero también transcribo acá, los dichos de Aníbal:

"Yo estuve durante 20 años en el supermercado Savoy de Plaza Italia. Al supermercado iban Los Redondos, que tocaban y ensayaban ahí cerca. Y en los intervalos de las actuaciones, iban y compraban bebidas alcohólicas que estaban a precio de supermercado, muy baratas... Y esto hace más o menos 20 años, fue cuando hicieron el tema..., fue cuando hicieron el tema Un Pacman en el Savoy. Y lo de Pacman era porque yo atendía solo con una caja y hacía formarse... ya se habían acostumbrado a formar dos colas en el pasillos, en los pasillos de las góndolas, dos colas... entonces iba cobrando, así, alternativamente e iba metiendo el dinero en la caja. En ese momento el dinero no tenía mucho valor, entonces abultaba mucho y cuando abría la caja, viste... iba cobrando, porque por lo general venían con la plata justa, entonces iba cobrando tres, cuatro e iba metiendo en la caja. Cuando abría saltaba, viste... como los choriceros, como los cajones, así... Y después el tema dice 'tiene ojos de jugador, a veces gana, a veces pierde, como todo jugador'... Yo jugaba mucho a las carreras... Y uno de los lugares donde tocaban ellos era en La Arquería, yo a La Arquería le proveía bebidas y el dueño vivia ahí a la vuelta y entonces seguramente le habrán comentado:
- ¡Cómo trabaja, qué cantidad de gente!
Y éste les habrá dicho:
- ¡Sí, pero este se la juega toda!
Después se ve que se han alejado de La Plata, viste... Ya después se aburguesaron...".

Dejando de lado eso de "después se aburguesaron" que menciona el tal Aníbal, que vaya uno a saber qué carajo entenderá por "se aburguesaron"; digo que sin embargo, y más allá de haberse inspirado en el supermercado Savoy y en Aníbal (y tal como suele ocurrir con otras letras del Indio, por ej.: "La bestia pop", dedicada al Negro José Luis, pero que pinta la temática de los excesos cometidos por las "estrellas" y el público en los recitales; "Héroe del whisky", dedicada a Quiquito Symns, pero que habla además de la cultura beatnik, de Lennon y otras cuestiones; "Es hora de levantarse, querido ¿dormiste bien?", garrotazo dedicado al boludín de Polimeni, pero que de paso alude a ciertos pseudoperiodistas mugrientos y acomodaticios; etc.), y de mencionar las particularidades de Aníbal, con su manera de cobrar y su adicción al turf; la lírica del Indio tiene otra pretensión, no se limita a la referencia a una anécdota pintoresca; sino que va más allá, mucho más allá...  En esta canción el Indio está describiendo lo que ocurre en torno a ciertos segmentos de las clases medias argentinas, a los sectores arribistas digamos, a esa gente que vive en barrios paquetes y que está en la huevada de la "última novedad", en lo superfluo, en el boludeo, bah... Está aludiendo a toda una forma de vida banal, despreocupada, descomprometida; de una minoría que vive alejada de la realidad que vive el resto de la sociedad.
"Todo lo que está en mi nube / es nada más que tu sermón fatal, / si tu grito es un ladrido / y mi cuchillo es un rayo cruel.": Comienza explicitando el rumbo que toma su pensamiento ("todo lo que está en mi nube"): El supermercado Savoy y los gritos ("si tu grito es un ladrido") de Aníbal, ordenando a la gente en dos filas para cobrarles, el berretín de Aníbal con las carreras de caballos ("tu sermón fatal"); y el "deschave" que de todo eso hará el Indio, en la letra de la canción ("y mi cuchillo es un rayo cruel"). Pero al mismo tiempo, y con la "excusa" del Savoy y de Aníbal; está refiriéndose al modo de vida banal y sin compromisos de un sector medio - alto de la sociedad: Si no conocés el último videojuego, si no estás en la boludez generalizada; "no existís". Esa es la línea que nos baja, el "sermón fatal"; ese sector de la sociedad. Pero él va a hablar de esa nube de pedos en que viven, va a relatar esa idiotez de seguir la moda circunstancial; y así, va a ser como un "cuchillo", como un "rayo cruel".

"Toda esa batería de risa rubia / de barrio especial, / las nuevas supersticiones, / la bobera de un nuevo pac-man.": Bajo la apariencia de la figura de Aníbal, su modalidad para cobrar en el supermercado que lo hacía asemejarse a un pac-man y sus cábalas para el turf ("nuevas supersticiones"); se va haciendo más patente en la letra, la alusión a la tilinguería que está en la huevada ("toda esa batería de risa rubia"), el barrio privado y cheto ("barrio especial"), la idiotez del último videojuego ("la bobera de un nuevo pac-man"), pelotudeces así... 

"Nuestro pac-man no es de nadie, / pero el mono es de él. / A veces gana, a veces pierde / (como todo jugador).": Lo del Indio en letras como esta ("Es hora de levantarse, querido, ¿dormiste bien?", es otro ejemplo) es directamente heroico. Presupone un esfuerzo intelectual enorme, el pintar ciertas cosas de la sociedad, haciendo además coincidir en la misma poética lo que se pretende ilustrar, con un hecho anecdótico puntual, como en este caso, lo de la tilinguería de ciertos segmentos sociales; con lo del supermercado "Savoy" y lo de Aníbal.  Aquí hace una analogía entre el juego del pac-man; y la boludez en que vive esa parte cheta y hueca de la sociedad, que nos va “comiendo” la cabeza con modas pasajeras e idioteces. Lo del "mono" es una metáfora entre el síndrome de abstinencia (mono, en lunfa) que sufren quienes tienen una adicción a algo y la cortan súbitamente (la adicción puede ser al alcohol, a las drogas, o a la timba; en este caso puntual, es la de Aníbal a las carreras de caballos, por eso dice "Nuestro pac-man no es de nadie", refiriéndose a que la generalidad de la gente, no es adicta a timbear; pero que a la hora de los bifes, el que tiene que sufrir el síndrome de abstinencia al dejar el escolaso; es él -"pero el mono es de él"-); y la teoría del "mono japonés", también llamada del "centésimo mono", según la cual  cuando un limitado número de personas adquieren un nuevo conocimiento que es ignorado por el resto, éste puede permanecer en sus memorias; pero hay un punto a partir del cual, si sólo una persona más se sintoniza con este nuevo conocimiento, el campo se potencia hasta que este conocimiento es tomado por casi todos. Está aludiendo a que al principio, cuando recién se lanzó al mercado,  el videojuego del pac-man sólo era conocido por un sector snob de la sociedad, que a través de su alto poder adquisitivo tenía acceso a esas novedades; pero después se fue popularizando hasta el punto en que "no se puede vivir sin eso" (irónicamente hablando, claro).
"Un buen par de ojos de vidrio / y tu mirada tiende a mejorar": Se está refiriendo a los binoculares que usan los burreros para poder ver toda la carrera de caballos. Ese es el "buen par de ojos de vidrio" que va a usar Aníbal para que su mirada "tienda a mejorar", es decir, para que le posibilite ver toda la extensión de la pista del hipódromo por la cual corren los tungos. Pero además, el Indio se refiere a las pelotudeces que se perciben cotidianamente a través de las manías y modas que se imponen. Vendría a ser algo así como la frase "pero mirá vos lo que hay que ver ahora", aludiendo a alguna barbaridad, a algo que mueve al asombro, pero que es una banalidad, algo no trascendente, una trivialidad. Y lo ejemplifica con una costumbre cada vez más difundida: la de cambiarse artificialmente el color de ojos mediante el uso de lentes de contacto; así alguien que tiene ojos marrones puede aparentar tener ojos azules, por ejemplo..., una huevada total. Y de paso, alude a que “mejorando tu mirada”, poniéndote lentes de aumento, es decir mirando bien, con atención; podés comprender cosas de la cotidianeidad que a simple vista pueden haberte pasado desapercibidas.
"las nuevas supersticiones": Las cábalas ("las nuevas supersticiones") que Aníbal, como casi todo timbero, tiene. Y además, las nuevas tendencias, modas y costumbres que adoptan ciertos estratos de la sociedad. Por lo general son trivialidades, cosas que no modifican la realidad de quienes las adoptan; pero que sí le dan a quien es presa de esa ilusión, una sensación efímera, virtual, de pertenencia a alguna clase social más alta (por ejemplo, algo así como que si fumás Marlboro y cargás nafta Shell, vas a ser como Schumacher y su Ferrari, si te comprás un Rolex y un Mercedes, te vas a sentir millonario, y si jugás a la última versión de pac-man, vas a pertenecer al mismo "mundo" de esos barrios paquetes...)
"la bobera del nuevo pac-man.": Cuántas veces el "nuevo pac-man" (Aníbal) habrá empeñado el reloj (el "bobo", en lunfa) o algún anillo o alguna otra joya ("bobera"), para seguir apostándole a los yobacas ¿no? Y usa el término “bobera” en un doble sentido, para dar una misma idea sobre algo que represente lo banal: La “bobera” en lunfardo (joyería, paquetería); y la "bobera" entendido como la huevada, lo trivial, lo aparente, la boludez total de esos sectores tilingos...