jueves, 17 de octubre de 2013

¡FARRELL Y PERÓN, UN SOLO CORAZÓN!


















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Sobre las 18 hs. del 17 de octubre de 1945, el presidente de la Nación, general Edelmiro Farrell, se asomó a una de las ventanas de la Casa Rosada y al contemplar la multitud que ya empezaba a colmar la Plaza de Mayo y sus adyacencias, miró socarronamente a  sus ministros,  general Avalos y almirante Vernengo Lima y exclamó: “¡Esto se está poniendo lindo!”.
El tono irónico y la mirada burlona del presidente estaban más que justificados: Avalos y Vernengo Lima, el primero valiéndose de las fuerzas de Campo de Mayo y el segundo de las de la Marina, lo habían forzado a destituir a Perón de sus cargos de vicepresidente, ministro de Guerra y secretario de Trabajo y a confinarlo en Martín García. Ahora, que arreglaran el balurdo… si podían. Que no podían, obviamente.
Vernengo Lima era un mamarracho, y Avalos un bueno para nada que no atinaba a dar un paso para salir del atolladero en el que se habían metido. Y la gente, el pueblo -“el subsuelo de la patria sublevado”, al decir de Scalabrini Ortiz- incontenible, seguía llegando y llegando…
Avalos había entrado en una componenda con su amigo, el radical Sabattini, para que el Procurador General de la Nación, Juan Alvarez, formase un ministerio integrado por él mismo y personalidades notables, y en consecuencia; estaba a la espera de que éste llegase con la “lista salvadora”. Pero la presión popular se hacía insostenible. 
Ya a esa altura desesperado, Avalos ordenó traer al coronel Mercante (a quien había hecho arrestar) y le pidió que hablara por los micrófonos a la multitud y la instara a desconcentrarse. Mercante aparentó obedecerle, pero mucho más vivo y perceptivo que el otro, tomó el micrófono y empezó: “El general Avalos me dice…”. La rechifla fue estruendosa y el grito, unánime: “¡Avalos traidor, queremos a Perón!”. Demudado, le arrebató el micrófono a Mercante y le ordenó volver al arresto.
A todo esto, Vernengo Lima seguía insistiéndole a Avalos para que ordenase a las tropas del ejército reprimir al pueblo.
Farrell, zumbón, les dijo: “Bien, señores, mientras ustedes deciden qué es lo que van a hacer; yo me voy a la Residencia Presidencial”. Salió tranquilamente de la Casa Rosada, se subió a su automóvil y se fue. La gente, al distinguir de quién se trataba, le abrió paso y comenzó a aplaudirlo. Avalos, que mudaba de colores pasando por todos los del arco iris, miraba y escuchaba desde el balcón. Allí, el infeliz, al comparar los silbidos que la mención de su apellido provocaba y los aplausos que cosechaba Farrell, habrá comprendido de golpe muchas cosas…
A las 23 hs., ante el delirio del pueblo, Perón, del brazo de Farrell salía al balcón. "¡Farrell y Perón, un solo corazón!", fue la gritería exultante.
Mientras tanto, Avalos, escondido, escaldado y compungido, redactaba su pedido de retiro. Muchos años más tarde, preguntado acerca del porqué de su enfrentamiento con Perón después de haber sido su amigo; diría que la culpa la había tenido “esa mujer”. Imagino, quiero creer, que no es ncesario que mencione a quién se refería, ¿no?
Definitivamente, hay algunos que no aprenden nunca. Avalos era uno de esos.

-Juan Carlos Serqueiros-