martes, 14 de febrero de 2012

ELLA BAILA CON TODOS




















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

ELLA BAILA CON TODOS
(Beilinson - Solari)
 
Es una de esas noches
donde a todos nos gusta
la misma bailarina, ay!
y el mismo lunar.
Hay un par de mocosos que tiemblan
con suspiros teatrales,
al ver cielos despendejados, ay!
de todo placer.
Ella baila con todos
paseando su mirada,
y cuando toma tu copa, ay!
brinda por tu amor.
Ella es la que más brilla a esta hora,
cree que es invisible esta vez
a los ojos de todos los tontos
que saben su lunar.

Y acá estamos, todos juntitos, amuchados, y es una de esas noches en un club nocturno, un sitio con luces tenues, música de estriptís (sí, escribí bien, strip-tease está castellanizado en estriptís; así que chito la boca los que pensaban corregirme) y... oh, casualidad!, "a todos nos gusta la misma bailarina y el mismo lunar"; ese lunar que exhibe ahí, sí, justito ahí, donde se lo están imaginando...
Y hay una genial sugerencia oculta del Indio, muy finita y que sólo se atisba si ponemos mucha atención; porque él escribe "es una noche de esas noches donde a todos nos gusta", en lugar de escribir como sería (pretendidamente) correcto; "en la cual" o en "la que". Y no; él escribe "donde". ¿Por qué hace eso? Sencillito: porque quiere dar la idea de lugar, además de la de tiempo: el lugar: un club nocturno, un tugurio, un puticlub; y el tiempo: la noche. 
Pero hay un "problemita": ella "baila con todos", es decir, baila desnudándose, mientras pasea su mirada sobre todos los espectadores, y luego se desplaza entre las mesas, llegando a una que está ocupada por unos pendex ("par de mocosos") que están súper exitados. Y no es para menos, porque "tiemblan con suspiros teatrales al ver cielos despendejados". ¿Cuáles "cielos despendejados"? Y... ¿cuáles van a ser?: el sexo depilado de la bailarina, su pubis sin vello, sin pendejos que oculten su sexo a la vista, por supuesto.



Y es una metáfora con -además de la que cité- otra significación muy sutil: esos "mocosos" saben perfectamente que ella no está a su alcance, obviamente por cuestiones... monetarias, digamos. Son pendejos que, seguramente, no pueden transarse a la mina por guita, simplemente porque no les da el bolsillo, la billetera. El "cielo" de la mina es exclusivamente para tipos que cargan un billete; no para pendejos sin un sope, por eso, también ese cielo es "despendejado de placer".
Luego ella prosigue su ronda entre las mesas y... llega a la tuya, alza "tu copa" y "brinda por tu amor". Y te derretís de deseo, porque si bien en el puticlub ese hay otras bailarinas; "ella es la que más brilla a esta hora"; ella es, por lejos, la más bonita y sensual.
Y vos, y también los demás, o sea "todos los tontos" que están allí, esos que "saben su lunar", creen que la ven; porque sus ojos la están contemplado desnuda y están clavados allí, en su lunar; pero ella sabe perfectamente que en realidad no la "ven", o que la "ven sin ver". Los de ustedes son "ojos ciegos bien abiertos", ella es para ustedes "invisible esta vez"; porque lo que exhibe es su desnudez exterior; pero ni ustedes ni nadie, pueden ver, conocer, saber, su interior, su psique...
Y que siga la joda! (ficticia y efímera joda), porque ella baila con todos, sí; pero no baila con nadie, porque es de todos... y de ninguno.