martes, 10 de enero de 2012

EL LOBO CAÍDO




















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

EL LOBO CAÍDO
(Beilinson - Solari)

Dije que el lobo estaba sordo,
que no escuchaba más,
entre tanto montaje zonzo
tanta infidelidad.
Maté...y maté...y maté!
Muy mucha merca, poco bongó
y el mal gusto encalló
en un manantial frío dije:
(frío de bisturí).
Maté...y maté...y maté!
La ruta está repleta (pesadilla!)
de caricaturas (álbum negro!)
que si pierden el bondi, lobo (pajamagia!)
ni se van a enterar.
Los chicos de la columna, dije
gustarían tener mucha manteca
y la miel de toda, tetita cruel.
Maté...y maté...y maté!
Tu careta es injusta, lobo (pesadilla!)
la moldearon allí (álbum negro!)
en la colina más allá dije (pajamagia!)
en la colmena peor.
Maté...y maté...y maté!

El "Lobo Caído" es la metaforización del Ángel Caído, o sea Lucifer, Luzbel, Satanás; a quien Dios con sus Ejércitos Celestiales al mando del arcángel Miguel, expulsó de los Cielos. Es lo que para casi todas las religiones (con distintos nombres y metáforas en cada una de ellas), representa y simboliza el Mal.
La idea central de Lobo suelto / Cordero atado es que no hay un Bien y un Mal, ni un Dios bueno y un Diablo malo; sino que tanto el Bien como el Mal coexisten en el Hombre. Y entonces desde ese punto de vista (tal como dice el Indio en la última estrofa), es injusta la careta que se le puso al Lobo (que después de todo, no es tan malo como se nos quiere hacer creer).
El Lobo está "caído"; y esa caída es injusta porque él no es el Mal; el Mal está latente en cada uno de nosotros, así como también lo está el Bien...
"Dije que el lobo estaba sordo, / que no escuchaba más, / entre tanto montaje zonzo / tanta infidelidad.": El Indio comienza mencionando el hartazgo del Lobo, ante el hecho de ser presentado siempre como símbolo del Mal. Por eso el Lobo "no escuchaba más", refiriéndose a que estaba hastiado de escuchar que el “malo de la película” es siempre él ("tanto montaje zonzo"). Elípticamente es una crítica al sostenimiento de alguna –cualesquiera- de las tantas religiones que existen (la definición marxista remarcada hasta el cansancio por Bakunin: "la religión es el opio de los pueblos" (no olvidemos que el Indio es, filosófica y conceptualmente -no me estoy refiriendo a ideologías ni partidocracias-, un anarquista). Lo de que el Lobo ya no soporta "tanta infidelidad" es una metáfora muy finita: se refiere a la obra de Bakunin Dios y el Estado, en una parte de la cual hace una interpretación muy particular respecto del relato bíblico de la expulsión de Luzbel de los Cielos y de Adán y Eva del Paraíso Terrenal. Según Bakunin, el "Árbol del Fruto Prohibido" del cual no podían comer Adán y Eva, no es lo que la religión define como "pecado original"; sino que era el Conocimiento, el Saber, la Ciencia. Y Bakunin sostiene -elípticamente hablando y usando los mismos personajes descriptos en la Bibilia- que la tentación que Luzbel instiga en Adán y Eva no era al "pecado" del sexo; sino que los incitó a adquirir Saber, Conocimiento, que eso era el Fruto Prohibido: la sabiduría y la ciencia, y que de allí surgió la "venganza" de Dios contra Luzbel, provocando su caída de Los Cielos y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso Terrenal. Y por eso el Indio escribe que el Lobo (o sea, el Diablo), está harto de "tanta infidelidad"; porque reputa como una traición hacia él (“infidelidad”) de parte de Adán y Eva (o sea, figurativamente, toda la Humanidad) que lo hayan "abandonado"; cuando lo único que quiso hacer fué favorecerlos incitándolos a ser sabios e ilustrados y a adquirir conocimientos que los hubieran equiparado a Dios.
"¡Maté... y maté... y maté!": Acá se refiere específicamente a la parte del texto que viene en el disco, donde el Lobo Lupus le dice al Cordero Rulo: "Sobre esta tierra mansa reinó, entonces, el germen verdadero de la muerte con la dulce sangre en sus fauces". Está diciendo que a partir de la aparición del Hombre en la Tierra, la muerte se esparció sobre ella. El Bien y el Mal no están en un Dios bueno en lucha contra un Diablo malo, sino que coexisten en el Hombre; que lleva en sí mismo la compulsión a destruírse recíprocamente con sus semejantes (la teoría freudiana digamos... y acá viene la parte donde llega Gabriela y me caga a pedos por citar ligeramente y -quizá- erróneamente a su Tata Freud, del que nada manyo, dicho sea de paso). Y es esa frase la que va a repetir a modo de estribillo en toda la canción.
"Muy mucha merca, poco bongó": Una nueva alusión a las ideas bakunianas. Con lo de "muy mucha merca" el Indio se refiere a que hay demasiadas religiones como "opio de los pueblos" (donde -metafóricamente hablando- la "merca" en este caso vendría a ser no la cocaína sino otra droga: el opio -que al decir de Bakunin "adormece a los pueblos". Y lo de "poco bongó" es en alusión a que hay poco ruido, pocas voces que se hagan escuchar, pocas voces que resuenen diciendo la verdad. Se refiere a que las religiones atrasan la evolución de los pueblos.
"Y el mal gusto encalló": Metáfora para referirse a que el "mal gusto" (o sea la mentira con que las religiones adormecen a los pueblos), "encalló" (es decir, se instaló definitivamente en la inmensa mayoría del género humano la idea de una religión -sea esta cual fuese- y a partir de ese hecho; se truncó el progreso de la mente del Hombre. Su mente está "encallada", atrapada en ese concepto de religión que no le permite evolucionar libremente.
"En un manantial frío dije / (frío de bisturí).": Otra altísima metáfora: la mente del Hombre está "encallada" en un "manantial frío", o sea, estancada en algo que no tiene el "calor" del cambio, de lo dinámico, de la evolución... Y es un "frío de bisturí", porque las religiones le "operan" el cerebro al Hombre, es decir, no lo dejan evolucionar libremente. Es la tesis bakuniana de que -figurativamente hablando- Dios apeló al cuchillo (la espada del Arcángel Miguel; el "bisturí" del Indio), para "cortar de cuajo" la posibilidad de que el Hombre adquiriera conocimientos que pudieran equipararlo a Dios.
"La ruta está repleta (¡pesadilla!) / de caricaturas (¡álbum negro!)": Las religiones (todas; no ninguna en especial), "saturan", traban el camino evolutivo del Hombre ("la ruta") hacia el Saber Absoluto, hacia el Conocimiento Total. Y asimila las distintas creencias contenidas en las religiones con "caricaturas" (porque son una deformación de la realidad: una caricatura es la deformación exagerada de los rasgos de modo de que se note el todo, pero no en la dimensión real, apelando para ello a la trampa de exagerar determinadas características físicas en las cuales se concentra el espectador, perdiendo así la perspectiva global del todo), contenidas en un "álbum negro" (en alusión a los distintos libros sagrados de cada religión, por ejemplo la Biblia, el Corán, el Talmud, etc.). El Indio sigue el orden de ideas expresado por Bakunin en Dios y el Estado, donde dice: ¿Es necesario recordar cuánto y cómo embrutecen y corrompen las religiones a los pueblos? Matan en ellos la razón, ese instrumento principal de la emancipación humana, y los reducen a la imbecilidad, condición esencial de su esclavitud.
"Que si pierden el bondi, lobo (¡pajamagia!), / ni se van a enterar.": Se refiere a que si la Humanidad persiste en engañarse a sí misma a través de las religiones, va a "perder el bondi", o sea, el camino a su evolución. Acá las califica directamente de "paja mental", aludiendo a que la religión no deja pensar libremente al Hombre ("¡pajamagia!"); a punto tal de que por ese camino de las religiones, el Hombre ni siquiera acierta a darse cuenta ("ni se van a enterar") de que ya transcurridos milenios y más milenios de historia de la Humanidad, nada cambia...
"¡Maté... y maté... y maté!": Reiteración de esa frase estribillo. 
"Los chicos de las columnas, dije, / gustarían tener mucha manteca / y la miel de toda, tetita cruel.": Impresionante metáfora, vuela la mente del Indio acá. "Los chicos de las columnas", equiparados a los columnistas de noticias; son los autores de los libros sagrados de las distintas religiones, los profetas, mesías, apóstoles y demás, que supuestamente escribieron los textos de la Biblia, del Corán, del Talmud, etc.  Les "gustaría tener mucha manteca" en alusión a que puedan "hornear" una "torta bien armadita" de modo de edulcorar una historia de la Humanidad que se presenta en la realidad como una sucesión de sucesos crueles, donde los hombres se la pasaron destruyéndose unos a otros, cosa que esos libros sagrados no pueden disimular (y factor que todas las religiones atribuyen al Mal así en abstracto). A esos "chicos de las columnas" les gustaría que la Humanidad mame de la "tetita" otra Historia, una Historia de miel; pero muy a su pesar, la cosa no es así. La "tetita" de la cual mama la Humanidad su Historia es una "tetita cruel" porque en la historia que lleva el Mundo no hay otra cosa que crueldades para "mamar"...
"¡Maté... y maté... y maté!": Otra vez el estribillo
"Tu careta es injusta, lobo (pesadilla),  / la moldearon allí (álbum negro) / en la colina más alta dije (pajamagia) / en la colmena peor.": El Lobo (el Diablo o cualquiera de sus equivalencias como representación del Mal dependiendo de la religión que sea) está injustamente condenado a esa simbolización del Mal que sólo existe en las doctrinas religiosas. Le pusieron al Lobo esa "careta" que es "injusta". Y esa idea, todas las religiones la plasmaron en sus respectivos "álbums negros", o sea en su libros sagrados; y se repite como una pesadilla. Y para colmo de males, impusieron esa idea como uno de los dogmas religiosos principales ("la colina más alta", "la colmena peor"), con lo cual siguen condenando a la Humanidad a frenar su evolución, a vivir en una suerte de permanente "paja mental" ("pajamagia").
"¡Maté...y maté... y maté!": Y cierra la letra con esa frase-estribillo, como diciendo que mientras la Humanidad no se libere de esa "pajamagia" que son las religiones, el Hombre verá permanentemente frenada su evolución hacia un estadío que le permita vislumbrar que su compulsión a destruírse con sus semejantes; no lo conducirá a otra cosa que a repetir eternamente una historia que -para su desdicha y su mal- viene reiterando durante milenios.

ENLACE A LA CANCIÓN EN YOU TUBE: http://www.youtube.com/watch?v=Yo1ybPPV3ww

MIS POEMAS: HASTÍO




















    HASTÍO (Poema de Juan Carlos Serqueiros)

Siempre con ansias aguardaba la noche
Que lo desenfrenaba al tragarlo
De ella absorbía la vida

(¿vida?), ja!
En ósmosis inquieta, inefable
Pero ahora el tipito la teme
Espera, horrorizado
Los tormentos indecibles
Que la negritud le depare
Busca en una menesunda
de efluvios etílicos, clonazepam

Y un par de cositas más
(la carne es tan débil)
Pobres sucedáneos mentirosos
De una calma que desconoce

De una felicidad que ignora
Alivio al sopor de sus horas
Y a su hartazgo de vivir
Implorando por una caricia a su alma
En la forma de un poema secretamente cómplice
Y por la mañana cubre sus ojeras
Con el antifaz engañoso
De una prolija sonrisa almidonada

De ejecutivo exitoso, implacable
En vano busca freno
A sus desplantes de matón
Y entonces putea a un infeliz
Que le demora un café
Que se enfriará en la espera
De esperar… no sabe qué
Tiene colgado en la pared
Un diploma de Aquiles
(trucho)
El tipito, nunca, jamás
Pasó de Patroclo


-Juan Carlos Serqueiros-

POEMAS DE GABRIELA: QUIEN SABE
























QUIEN SABE

El dolor de mi frente
clama pensamientos
palabras que abren
y despejan mi mente
Los caminos nunca
jamás
son los mismos
para llegar al fondo
o cruzar los abismos
Sé que no sé
Sé que jamás sabré
Sé que todo es un supuesto
un disfraz
una carnada
Ese otro sabio
Ese otro absoluto
Ese otro
No existe

-Gabriela Borraccetti-

RECORDAR NUESTRA MITAD OLVIDADA: CUESTIÓN DE VIDA - Por Gabriela Borraccetti























Escribe: Gabriela Borraccetti

Si a alguien le quedase alguna duda de por qué a las películas o novelas, a pesar de terminar por adelantarse en tanto a descubrimientos que la ciencia termina haciendo con posterioridad, se las llama de "ciencia ficción";  la respuesta es que son creaciones producto de la actividad del hemisferio derecho del cerebro. Éste es el que tiene la función de la imanación y  la creatividad y que no utiliza las coordenadas de espacio / tiempo para "fechar" y ubicar las experiencias en una línea. Por este motivo,  se puede desplazar hacia atrás y hacia adelante sin obstáculo alguno y asomarse a la luz en cualquier tiempo y lugar, trayendo revelaciones tan o más importantes que las que  la objetividad puede discernir. Es de polaridad femenina o yin, y es por este motivo que a las mujeres se las considera menos lógicas, más emocionales, sensibles y dotadas de una intuición; que el hombre no alcanza a desarrollar con facilidad. La mujer suele tener naturalmente una buena conexión con este hemisferio.
Como hemos aprendido a ignorar y descalificar a estas cualidades,  y vivimos, pensamos y valoramos la actividad del hemisferio izquierdo,  de polaridad masculina o yang; en este mundo se privilegia a todo lo gobernado por la razón, el análisis y la lógica. Todo se mide, se calcula y de acuerdo a ello se acciona, obedeciendo a leyes de espacio / tiempo.  Es en esta línea en donde la importancia la tiene la productividad, el superavit, las leyes del mercado, el valor del tiempo, el dinero y el llamado a la acción en el mundo físico, de la materia. El control y dominio de este mundo es lo que otorga poder para someter al resto. Existen jerarquías y de hecho la dialéctica de amo y esclavo se maneja a partir de estos enunciados. De este modo, la vida se traduce en magnitudes. Todo es cuestión de medida, orden, prioridad, racionabilidad, objetividad y cantidad..., como principales virtudes.
Llevado al extremo, como ha sido llevado, los principios femeninos han pasado a ser un insulto, y lo irracional da entonces origen a los des-calificativos de "loca",  "bruja", "delirante"," incompetente" y demás etcéteras.
Tampoco es causal que las mismas mujeres desprecien las cualidades femeninas en un mundo que se ha olvidado de que la procreación tiene que ver con un hecho natural y no con uno racional en donde se ha entronizado la palabra "planificar", y que cuidar a los niños, tener espacio para el ocio creativo y dedicarse al arte, pasa a ser algo cercano a lo que en un principio describí como  ciencia ficción. Estas funciones han dejado de ser relevantes, pero en su lugar, escuchamos en labios de las mismas representantes del sexo femenino, decir que lo importante es realizarse en el terreno de lo laboral y profesional.   Entre otras cosas, las glándulas mamarias ya no son importantes por la función de alimentar, (y que para recordarla  se deben realizar campañas publicitarias avisando que amamantar favorece la salud de los niños),  sino que actualmente pasaron a ser apéndices para hacerles cirugías y conseguir que una blusa quede mejor estéticamente y conseguir mejores miradas y mayores posibilidades laborales...
El hogar se ha transformando en un lugar de donde salir corriendo, y ser "ama de casa", se ha convertido en sinónimo de "mantenida"... e involucionada.  
Con este panorama... cuando veo a la naturaleza azotar con furia a las superficies de la tierra, me pregunto si  no será el rugir de ese principio femenino tan menospreciado.
Pienso en  LA  GRAN MADRE, en este planeta que con su belleza nos brinda sus mejores frutos a pesar de la ofensa..., en todo aquello que es sinónimo de cuidado, protección, nutrición, subjetividad y por sobre todo, principio y sostén de la VIDA. Pienso en todo lo que ha sido olvidado, pisoteado, desvalorizado y relegado incluso por el género que hoy ha confundido IGUALDAD con IDENTIDAD, ... y somos las mujeres.
Existen dos hemisferios, dos tipos de inteligencia, dos sexos. ¿Por que todo se ha transformado en algo tan masculino?.
Quizá sea hora de percatarnos del des-balance con el que  hemos atropellado a todo nuestro entorno empuñando la espada del "hemisferio izquierdo", convirtiéndonos en depredadores de aquello que hoy tanto hace falta y que es respirar, beber, crecer..., vivir!
Existe el axioma de que como es arriba es abajo, y también, aquel en el que el afuera es reflejo de nuestro interior: Si así como es afuera es adentro, es hora de comprender que lo que estamos viendo en estas escenas de temblores y tsunamis, es la misma furia con la que hemos atacado el ambiente en que vivimos.
No nos damos cuenta de que no basta con eliminar centrales nucleares, sino que es necesario dejar de ser esclavos de una razón helada que ha convertido a la vida en cuestión de muerte.

Lic. Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica