domingo, 22 de enero de 2012

CUANDO SUENA EL TIMBRE








































Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Hoy, especialmente hoy, cuando se dice que el FBI de Yanquilandia persigue a Taringa, así como persigue y acosa a todo aquel que no quiera someterse mansamente a los dictados del imperio del norte; quiero recomendar este libro que, además de hacerles pasar momentos gratísimos de amena lectura; adquiere imprevistamente, en función de lo antedicho, una renovada vigencia: CUANDO SUENA EL TIMBRE.
Se trata de una novela de Rex Stout, protagonizada por el personaje por él creado, Nero Wolfe, un detective de origen montenegrino radicado en Nueva York. Nero es, además de genial, un excelente gourmet, reputado entre los mejores y más exigentes del mundo, vive en una sólida casa de piedra oscura y cultiva orquídeas. Misógino y cuasi misántropo, increíblemente gordo, incansable bebedor de cerveza y consumidor sólo de los deliciosos platos que para él cocina su cheff alemán Fritz; no sale jamás de su casa, y se vale para sus investigaciones de su ayudante Archie Goodwin, que es como sus ojos, brazos y piernas.
La señora Rachel Bruner, viuda y heredera de un importante conglomerado inmobiliario, espiada, perseguida y acosada por el FBI de J. Edgar Hoover; contrata, por una cifra sideral (al fin de cuentas, los gustos caros del detective y su tren de vida, por alguien deben ser solventados, che, ¿qué quieren?) los servicios de Wolfe para que concluya esa pesadilla a que está siendo sometida.

RODANDO




















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Rodando 
(Beilinson - D'Aviero - Solari)

Rodando, montado a un tren especial
rodando, en alquiler.
Rodando, mi amor elige el lugar
rodando, para estallar.
Siempre estoy marchándome
esto no me va a embrujar.
Rodando, a salvo de tu favor
rodando, sin orbitar.
Rodando, mi amor elige el lugar
rodando, para estallar.
Siempre estoy marchándome
esto no me va a embrujar.
Rodando, montado a un tren especial
rodando, sin orientar.
Rodando, a salvo de tu favor
rodando, en alquiler.
Siempre estoy marchándome
esto no me va a embrujar.

El título se refiere a una manera de vivir, elegida por alguien en una etapa determinada: rodando, es decir, yirando por varios sitios, sin establecerse definitivamente en ningún lugar y sin arreglo a ningún plan predefinido, tal como hacía mucha gente de esa época de la movida de los 60 y 70 que buscaba una experiencia no ordinaria de vida. 
Y desde ese punto de vista, si te largás en ese viaje, y bueno, entonces no puede haber plan; salís a ver qué pinta, qué encontrás, vas rodando hacia donde tus ansias de búsqueda te lleven.
"Rodando, montado a un tren especial / rodando, en alquiler.": Va "rodando", es decir, yirando de lugar en lugar, en búsqueda de una vida no formal, no ordinaria, no común. Una vida especial que no es la vida rutinaria de la casita, el autito, el laburo en la oficina y el sueldo seguro a fin de mes; la que hace el chabón es una experiencia no ordinaria de vida, por eso está como "montado a un tren especial". Y obviamente, al elegir esa manera especial de vivir y al estar cambiando constantemente de lugar, no puede aspirar a ser propietario de una casa, ni de un bulo ni de nada; él va donde esa vida lo lleve, y por eso tiene que alquilar, no puede tener un lugar fijo en el cual vivir ("rodando, en alquiler"). También hay un trasfondo metafórico en lo del "alquiler": quiere referirse a que en ese modo de vida que eligió, no puede sentirse dueño de nada, no sólo de un bien inmueble; sino tampoco de nada de lo que lo rodea, ni siquiera del aire que respira; todo le es como "alquilado" digamos, como si él sintiera que no pertenece a ningún lugar ni nada le pertenece a él, algo así...
"Rodando, mi amor elige el lugar / rodando, para estallar.": El tipo va yirando por todos lados. Ningún sitio representa para él nada en especial, más allá de las vivencias que en cada lugar le acontezcan. Salvo que en algún lugar se enamore de alguien ("mi amor elige el lugar"), en cuyo caso, temporariamente se quedará allí donde se enamoró, donde le "estalló" ese amor.
"Siempre estoy marchándome / esto no me va a embrujar.": Bueno, acá está pintando la otra cara de la moneda: una especie de hartazgo de esa manera de vida que eligió, está medio podrido ya de andar yirando siempre; y por eso protesta ("siempre estoy marchándome" dice, expresando el cansancio que empieza a notar por ese estilo de vida que eligió hasta allí). Y trascartón dice "esto no me va a embrujar", como manifestando que esa manera nómade de vivir, él no la eligió para siempre; en algún momento la va a cortar y se va a establecer definitivamente en un lugar. El trip en el que se embarcó no durará toda su existencia; alguna vez tiene que terminar, y ese momento, él siente que se aproxima.
"Rodando, a salvo de tu favor / rodando, sin orbitar.": Pero no obstante lo que dijo antes; todavía el tiempo de establecerse definitivamente en algún sitio, de asentarse para siempre, no llegó. Por ahora ("por ahora" refiriéndome al tiempo que pinta la canción, obvio; no al tiempo real) piensa seguir así, yirando, rodando; porque eso lo pone a resguardo de atarse definitivamente a alguien, de comprometerse sentimental y materialmente con alguien ("a salvo de tu favor"). Por el momento, piensa seguir rodando y rodando, "sin orbitar", es decir, sin arreglo a ningún plan preconcebido. Una órbita presupone un recorrido lógico, reiterado en ciclos y con tiempos preestablecidos, por eso él no "orbita"; su trip no tiene recorrido lógico ni se repite en ciclos ni tiene tiempos preestablecidos
"Rodando, mi amor elige el lugar / rodando, para estallar. / Siempre estoy marchándome / esto no me va a embrujar. / Rodando, montado a un tren especial / rodando, sin orientar. / Rodando, a salvo de tu favor / rodando, en alquiler.": Y hasta aquí repite todas las frases ya interpretadas; salvo una pequeñísima variación: una frase donde cambia el término "orbitar" que usó antes; por "orientar". Esa variante que introduce no la hace simplemente por el hecho de cambiar una palabra aislada; sino que hay un propósito definido y consciente: el de dejar claro que cuando resolvió vivir una etapa determinada de su vida de manera nómade, rodando; lo hizo sin atarse a ningún plan preconcebido (como lo estipuló cuando escribió lo de "sin orbitar"), y sobre todo; sin estar orientado ("sin orientar") por ninguna idea filosófica ni religiosa ni política, ni nada; lo hizo sólo como una experiencia no ordinaria de vida y así lo quiere dejar taxativamente establecido en la letra.
"Siempre estoy marchándome / esto no me va a embrujar.": Y cierra la canción con esa frase a modo de estribillo y conclusión. Listo, se terminó para él el tiempo de rodar, de yirar, basta, eso ya fue... No debemos olvidar que la letra es maso de 1983 / 84, época en la cual el Indio tenía un laburo estable en el Hogar Falcón, y ya estaba pensando en "quedarse en el molde", es decir, largar a la mierda la bohemia, establecerse definitivamente, formar su pareja como poco tiempo después lo haría con Virginia.

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA


Que tu mente pueda elevarse con el vuelo de sus grandes alas e ir en pos de las estrellas, y que tus pies posean la ligera gracilidad del pez para llevarte al encuentro de la profundidad de tus tesoros; porque el ser humano encuentra su exacto punto medio, entre el cielo y la tierra.

Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica