viernes, 16 de mayo de 2014

COMPRENSIÓN Y DOLOR




















Solazarnos con las partes de nuestra historia que nos gustan y denostar, ocultar o negar las que no nos agradan, no conduce a entender nuestro pasado, ergo; no sirve para entendernos a nosotros mismos. Si leer o analizar nuestro pretérito no nos mueve al llanto, ciertamente haríamos bien en cambiar de historiador o replantearnos el análisis propio que hemos hecho; porque la comprensión de nuestra historia sólo puede provenir del dolor.

-Juan Carlos Serqueiros-

No hay comentarios:

Publicar un comentario