sábado, 31 de diciembre de 2011

FLIGHT 956





















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

FLIGHT 956
(Solari)

Parece que en el final
no me saldré con la mía, mi amor
(debería chequear mi contestador...)
Flight 956... te voy a extrañar
(tu belleza es como un resplandor!)
Estoy tan cansado
que no tengo fuerzas para discutir
Es tan triste esta vez... que no puedo hablar.
Flight 956... el tiempo dirá
yo sé que vos vas a regresar!
Disculpá mis actos de hampón
Siempre hay quilombito en un cielo de dos
y nunca hay terreno sagrado, amor
Es tan difícil no ser injusto con vos...
Cuando escapás en tu Flight 956, intento reír
Dios no está en los detalles de hoy!
Será un melodrama vulgar?
Pasados dos meses nos consolarán?
Llorarás con un ojo
y con el otro te reirás.
Flight 956... voy a extrañar
(tu belleza es como un resplandor!)

Bueno, una bien "explícita", como hecha a gusto y paladar de la gilada que se la pasa reprochándole al Indio que escribe letras "cripticas", letras que "nadie entiende", como si la poesía tuviera que ser algo frío y objetivo. Y bueh, hay de todo en la viña del Señor...
Flight 956 es el vuelo de AA con partida desde Buenos Aires y destino Nueva York, y la historia narrada es la de una pareja rota, en medio de discusiones, reclamos mutuos, insatisfacción, reproches, etc., todo con un final previsible: el abandono de una de las partes -en este caso, la mina-, que termina rajándose a Nueva York.
"Parece que en el final / no me saldré con la mía, mi amor / (debería chequear mi contestador...) / Flight 956... te voy a extrañar / (tu belleza es como un resplandor!)": El chabón no puede evitar el abandono de la mina ("no me saldré con la mía"). Pareciera que aún en el distanciamiento, hubo una especie de advertencias de parte de ella hacia él, en el sentido de que estaba pensando en irse definitivamente. Advertencias esas a las cuales el tipito no les hizo el menor caso ("debería chequear mi contestador", le zampa el Indio, de manera de ilustrar metafóricamente dicha situación). Así que la chica en cuestión está a punto de tomarse el vuelo 956 con destino a Nueva York, y el boncha queda lamentándose, pensando en cuánto la va a extrañar.
"Estoy tan cansado / que no tengo fuerzas para discutir / Es tan triste esta vez... que no puedo hablar.": Hay como una suerte de resignación en el tipo (que como veremos enseguida, es sólo aparente), que expresa su hartazgo de discutir, por más que ella lo abandone. En él hay una mezcla de sensaciones: por un lado, está podrido de las peleas continuas que mantiene con la mina, pero por otro; quiere seguir poseyéndola, aunque por ahora (y sólo por ahora, como comprobaremos más adelante), esté predominando el cansancio de discutir. Parece haber sido tan agria la última discusión mantenida, tan fuerte,  que sumada a la puesta en práctica por parte de la mina de su expresada intención de irse y abandonarlo; ha provocado en él una especie de "estoy harto, no quiero discutir más, esto no va y si querés irte, andate; por más tristeza que eso me produzca".
"Flight 956... el tiempo dirá / yo sé que vos vas a regresar! / Disculpá mis actos de hampón / Siempre hay quilombito en un cielo de dos / y nunca hay terreno sagrado, amor": Ahora podemos ver que su resignación a perderla era sólo aparente. Él quiere autoconvencerse de que las discusiones frecuentes en una pareja, aún cuando esa frecuencia sea exasperante e imposible de tolerar; son inevitables, y así lo expresa, como minimizando aquello mismo de lo que antes estaba hastiado ("siempre hay quilombito en un cielo de dos"). Y eso, después de todo; ahora ya no le parece tan grave, por lo contrario; le parece hasta corriente que ocurra en una relación de pareja; aunque el culpable de esas discusiones, sea él, que aparentemente es un tipo muy absorbente, asfixiante, que no cae en la cuenta de que está transitando senderos peligrosos al ahogarla de ese modo ("nunca hay terreno sagrado", es decir, para el tipito, no hay nada en la vida de ella que él no pueda pisotear impunemente; "no hay nada que después no podamos arreglar", piensa él, y piensa mal). Y piensa mal, porque desde el vamos empezó pensando mal. Estaba cavilando en que ella se iba, en una especie de "ajá... así que te vas a Nueva York" ('Flight 956'), y bueno... andá... total, yo sé que después vas a volver a mí ('el tiempo dirá / yo sé que vos vas a regresar')"; con todo lo cual se equivoca desde el principio, porque no termina de tomar consciencia de que ella muy probablemente no vuelva con él. Y además, reitera el error a través de un pedido de disculpas que es insincero, porque no representa la admisión de sus fallas y la intención de la enmienda; sino que las minimiza con un simple "disculpá mis actos de hampón" (donde "hampón", está empleado no en el sentido de que él sea un delincuente, un integrante del hampa, como lo usamos los argentos; sino como sinónimo de matón, de prepotente, tal como lo utilizan los españoles y las comunidades latinas en Yanquilandia), como diciéndole "bueh... está bien, perdoname, al final no es para tanto, che".
"
Es tan difícil no ser injusto con vos... / Cuando escapás en tu Flight 956, intento reír / Dios no está en los detalles de hoy!": Y acá tenemos la comprobación de que sus disculpas por sus "actos de hampón", no eran veraces; porque como vemos, él sigue en un estado de rabia y de no poder discernir cabalmente la situación, ya que implícitamente, está auto absolviéndose de cualquier culpa ("es tan difícil no ser injusto con vos") al responsabilizarla a ella por irse a Nueva York ("cuando escapás en tu Fligh 956"), como si él no hubiese hecho nada como para que eso terminara por pasar. Y su actitud de matón continúa inmutable, porque dice que procura tomársela con calma ("intento reír"), y sigue sin adquirir consciencia de los errores por él cometidos; ya que de última, le echa la culpa a Dios por no evitar que a él, ¡justo a él!, le ocurriera que la mina lo abandonase ("Dios no está en los detalles de hoy").
"Será un melodrama vulgar? / Pasados dos meses nos consolarán? / Llorarás con un ojo / y con el otro te reirás. / Flight 956... voy a extrañar / (tu belleza es como un resplandor!)": Ahora empieza a aflorar su verdadera índole: el tipito es un perfecto egoísta, que no sentía un verdadero amor por la mina ("un melodrama vulgar" lo está considerando, en forma de pregunta; pero de pregunta con respuesta implícita). A él sólo le importaba que ella no lo abandonara, es decir, sólo quería que su ego no sufriera; pero de ella y de lo que ella sintiese, le importaba tres carajos; como lo demuestra el atribuirle a ella, con lo de "pasados dos meses nos consolarán... llorarás con un ojo, etc."; lo que él mismo piensa hacer: buscarse otro "amor", es decir, otra mina a la que seguramente le hará lo mismo que le hizo a esta: invadirla, matonearla y asfixiarla. Y lo que dice al final, eso de "voy a extrañar (tu belleza es como un resplandor!)", es, si no irónico; sí por lo menos autoindulgente, porque minga va a extrañar; lo que va a hacer, una vez pasado el sacudón que sintió su ego al verse abandonado, es salir urgente a conseguirse otra mina, u otra "víctima" digamos mejor...

6 comentarios:

  1. Disculpá mis actos de hampón, para mí es infidelidad, casual o pasajera, un touch and gou

    Y nunca hay terreno sagrado amor, creo que se refiere a la/s cama/s, en donde ha sido infiel

    Ya lo dijo el Indio a la salida del Porco: "Nada hay más marginal, que el amor"

    Y sin duda el tema de mayor vuelo del CD y anteúltimo tema de cierre desde su presentación en Jesús María 2008, haciendo los finales con "Banderas", "Fligh" y "Jijiji"

    : )

    ResponderEliminar
  2. Seguro, un temón "Flight 956", y cosa rara... quedó medio como "relegado" en el público ¿o me parece a mí o tengo esa sensación? Quiero decir, a todo el mundo le gusta, pero a la hora de elegir; lo postergan...
    Es misterioso el procesoo que lleva a la gente a elegir determinada canción como su favorita ¿no? Qué sé yo... por ejemplo: no debe haber un solo argentino que no se sepa la "Zamba de mi esperanza", a todo el mundo le encanta; y a mí, la verdad, no me gusta, es una canción que para mí, no tiene nada de extraordinario. Pero bueno, indudablemente, yo no podría ganarme la vida como director artístico de una compañía grabadora, porque si hubiese desechado un tema que vendió millones, me habrían puesto tremendo voleo en el orto, todavía estaría en viaje...

    ResponderEliminar
  3. Solo te puedo contar lo que ví en cada misa, habiendo faltado, únicamente, a Salta 2011, es un tema que contagia, que por la potencia de sonido, te aplasta el pecho y lo sentí en carne propia, siendo que soy el último, en cada misa, detrás de mí, el vallado.

    Alcanzo a ver el movimiento de la masa, cosa que después reveeo en cada filmación, que manos generosas me alcanzan, para poder seguir viendo, ya desde la sanguchera de vidrio, moviliza, pero no es Rock "puro", al ser "orquestado o casi sinfónico", aunque esté mal usado el término, no es bien visto, porque carece de la crudeza del RNR de los 1º años, que es lo que muestran los pibes en cada votación o comentario sentencioso, pero allí, donde el fuego crece, ya formó parte de nuestra hora de los hornos.

    ResponderEliminar
  4. Y sigo leyendo... Aplasos, para vos, Gabi y Marcelo, APLAUSOS. (Debo de decirte si se me permite que me parece mal, que no te tomes el trabajo de hacer saber si por lo menos te llegan nuestros comentarios, o por lo menos agradecer el mismo (debe sonar chocante) con esto no quiero decir que soy un cholulo esperando tus "gracias por comentar", simplemente algun comentario que indique de que por lo menos te llegan nuestros halagos. Y si tomalo como un halago por que sinceramente estoy mas que agradecido personalmente por el tiempo que te tomas para compartir tu interpretación. Fuerte abrazo y a seguir leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jonatan, ante todo, gracias por tus elogiosos conceptos. Sí, diste en la tecla: leo todos y cada uno de los comentarios, desde ya; pero no agradezco aquellos que son obsequiosos hacia mi persona o hacia la página, simplemente porque me da vergüenza. Y si considero que un comentario es enriquecedor para los demás; me prendo a responderlo también. Un abrazo.

      Eliminar