sábado, 12 de enero de 2019

EL ANUBIS DE JOANNA KARPOWICZ







































Escribe: Juan Carlos Serqueiros

La imagen de la portada corresponde al cuadro de Joanna Karpowicz, "Anubis ze szczęśliwym pudełkiem (Anubis con Cajita Feliz)", acrílico sobre tela, 2014.
La artista (polaca ella) ha tomado para su personaje principal la figura de esta deidad egipcia: un cánido que es el guardián de las tumbas y además; es quien guía al inframundo las almas de los muertos.
¿Es Anubis el Señor de la Muerte, entonces? En todo caso, lo es; pero también de la vida. Vida y muerte son estadios que se presuponen mutuamente: todo lo que vive, muere. La cuestión es: ¿"muere" para "vivir" eternamente en otra dimensión o lo que fuere? Y... qué sé yo... no puedo responder esa pregunta porque se trata de algo que ignoro (y por eso, precisamente, soy agnóstico). De todos modos, si hay otra vida más allá de la muerte; el que nos va a enseñar el camino que conduce a ella, es Anubis. Y él es, asimismo, aunque no lo veamos; quien nos acompaña también en esta vida.. terrenal, digamos... O al menos, así nos lo muestra Joanna Karpowicz en sus obras.
Como canta el Indio Solari en Ropa sucia, "vivir sólo cuesta vida". Es decir, uno pasa la vida pagándola de a puchitos con cachos de esa misma vida: cada día vivido es uno que habrá que descontar del total de ellos que vaya a tener la existencia. El Indio dice una obviedad ironizándola, como si estuviera enunciando: "vivir no es difícil; lo único que tenés que hacer es gastarte la vida en eso".
Por ello, Joanna Karpowicz en su serie Anubis, nos lo presenta en las más variadas circunstancias y en los sitios más impensados. Puede estar jugando con unos niños en el parque, junto a David Bowie fumando, en el cine viendo una película mientras deglute pochoclo, en un restaurante, citado con una bella mujer; en el burlesque asistiendo a un strip tease, junto a unos motoqueros en un negocio del rubro, guiando a una niña en la calle en medio de una tormenta de nieve, viajando en un tren mientras lee a Frost, recolectando hongos en el bosque, personificando al conserje de un hotel (que la artista designa con el nombre de Panorama y que muchos han asociado con la novela El resplandor, de Stephen King y la película del mismo nombre, de Stanley Kubrick), contemplando a la L. A. Woman de la canción de los Doors, en un dojo para budismo zen y artes marciales, y en fin; donde menos lo imaginemos. 








Es que Anubis vendría a ser algo así como las pilas Eveready, viste, "siempre estará" (perdón por el chiste fácil; no pude evitarlo).  
En este caso en particular, la artista nos lo pinta con una "cajita feliz", ese engañoso fetiche marketinero de la cadena de... digamos, siendo buenos, "comida rápida" (una tremenda bazofia, en realidad) McDonald's.
Acerca de esta obra suya en particular, la propia Joanna Karpowicz (que en general, es tan reacia a la hora de explicar la significación de sus cuadros como el Indio Solari a explicar la de su poesía), expresa:
La cultura de FMCG (nota mía: FMCG es una sigla que en inglés significa Fast Moving Consumer Goods, es decir, bienes de consumo de alta rotación) aumenta la tristeza de Anubis. Siente que nos priva de dignidad. Nos quita la alegría de la variedad. Y reemplaza muchas otras alegrías de la vida con un minuto de experiencia de "punto de felicidad". No seas más flojo, hazte un sándwich. Están solos. Llegarás cinco minutos tarde? ¿Y qué?
P. D. "Junto con las hamburguesas y papas fritas, McDonald's contribuirá a la alfabetización de los niños. La franquicia de comida rápida está lista para comenzar a ofrecer libros como premio en la Cajita Feliz, en lugar de juguetes baratos, al menos en el Reino Unido", dice (la revista) Time.
Me pregunto, ¿qué tipo de libros serán? ¿Dulce y fácil de tragar o con un grano de sal? Bueno, eso es el Reino Unido, experimentando. El resto de Europa -y también EE. UU.- sigue comprando "cajitas felices" para obtener un juguete barato que podría producirse en una de las fábricas como esas, del documental Santa's Workshop.
¿Lo querés más clarito? Y… entonces echale agua.
No sé cómo impactará en tus sentidos este cuadro, pero a mí, al menos; me conmueve. Te digo aún más: me parece sencillamente ma-gis-tral.

-Juan Carlos Serqueiros- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario