lunes, 2 de enero de 2012

UN PACMAN EN EL SAVOY





















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Un pacman en el Savoy
(Beilinson - Solari)

Todo lo que está en mi nube
es nada más que tu sermón fatal,
si tu grito es un ladrido
y mi cuchillo es un rayo cruel.
Toda esa batería de risa rubia
de barrio especial,
las nuevas supersticiones,
la bobera de un nuevo pac-man.
Nuestro pac-man no es de nadie,
pero el mono es de él.
A veces gana, a veces pierde
(como todo jugador).
Un buen par de ojos de vidrio
y tu mirada tiende a mejorar
las nuevas supersticiones,
la bobera del nuevo pac-man.

La canción está inspirada en un supermercado que se llamaba justamente "Savoy", que estaba ubicado en plaza Italia, de La Plata; y en su dueño o encargado, un tal Aníbal. Y bueno, el Aníbal este parece que jugaba mucho a los burros, a las carreras de caballos, y por tal motivo, las menciones en la letra a su adicción. En el video cuyo enlace está al pie, se cuenta todo esto; pero también transcribo acá, los dichos de Aníbal:

"Yo estuve durante 20 años en el supermercado Savoy de Plaza Italia. Al supermercado iban Los Redondos, que tocaban y ensayaban ahí cerca. Y en los intervalos de las actuaciones, iban y compraban bebidas alcohólicas que estaban a precio de supermercado, muy baratas... Y esto hace más o menos 20 años, fue cuando hicieron el tema..., fue cuando hicieron el tema Un Pacman en el Savoy. Y lo de Pacman era porque yo atendía solo con una caja y hacía formarse... ya se habían acostumbrado a formar dos colas en el pasillos, en los pasillos de las góndolas, dos colas... entonces iba cobrando, así, alternativamente e iba metiendo el dinero en la caja. En ese momento el dinero no tenía mucho valor, entonces abultaba mucho y cuando abría la caja, viste... iba cobrando, porque por lo general venían con la plata justa, entonces iba cobrando tres, cuatro e iba metiendo en la caja. Cuando abría saltaba, viste... como los choriceros, como los cajones, así... Y después el tema dice 'tiene ojos de jugador, a veces gana, a veces pierde, como todo jugador'... Yo jugaba mucho a las carreras... Y uno de los lugares donde tocaban ellos era en La Arquería, yo a La Arquería le proveía bebidas y el dueño vivia ahí a la vuelta y entonces seguramente le habrán comentado:
- ¡Cómo trabaja, qué cantidad de gente!
Y éste les habrá dicho:
- ¡Sí, pero este se la juega toda!
Después se ve que se han alejado de La Plata, viste... Ya después se aburguesaron...".

Dejando de lado eso de "después se aburguesaron" que menciona el tal Aníbal, que vaya uno a saber qué carajo entenderá por "se aburguesaron"; digo que sin embargo, y más allá de haberse inspirado en el supermercado Savoy y en Aníbal (y tal como suele ocurrir con otras letras del Indio, por ej.: "La bestia pop", dedicada al Negro José Luis, pero que pinta la temática de los excesos cometidos por las "estrellas" y el público en los recitales; "Héroe del whisky", dedicada a Quiquito Symns, pero que habla además de la cultura beatnik, de Lennon y otras cuestiones; "Es hora de levantarse, querido ¿dormiste bien?", garrotazo dedicado al boludín de Polimeni, pero que de paso alude a ciertos pseudoperiodistas mugrientos y acomodaticios; etc.), y de mencionar las particularidades de Aníbal, con su manera de cobrar y su adicción al turf; la lírica del Indio tiene otra pretensión, no se limita a la referencia a una anécdota pintoresca; sino que va más allá, mucho más allá...  En esta canción el Indio está describiendo lo que ocurre en torno a ciertos segmentos de las clases medias argentinas, a los sectores arribistas digamos, a esa gente que vive en barrios paquetes y que está en la huevada de la "última novedad", en lo superfluo, en el boludeo, bah... Está aludiendo a toda una forma de vida banal, despreocupada, descomprometida; de una minoría que vive alejada de la realidad que vive el resto de la sociedad.
"Todo lo que está en mi nube / es nada más que tu sermón fatal, / si tu grito es un ladrido / y mi cuchillo es un rayo cruel.": Comienza explicitando el rumbo que toma su pensamiento ("todo lo que está en mi nube"): El supermercado Savoy y los gritos ("si tu grito es un ladrido") de Aníbal, ordenando a la gente en dos filas para cobrarles, el berretín de Aníbal con las carreras de caballos ("tu sermón fatal"); y el "deschave" que de todo eso hará el Indio, en la letra de la canción ("y mi cuchillo es un rayo cruel"). Pero al mismo tiempo, y con la "excusa" del Savoy y de Aníbal; está refiriéndose al modo de vida banal y sin compromisos de un sector medio - alto de la sociedad: Si no conocés el último videojuego, si no estás en la boludez generalizada; "no existís". Esa es la línea que nos baja, el "sermón fatal"; ese sector de la sociedad. Pero él va a hablar de esa nube de pedos en que viven, va a relatar esa idiotez de seguir la moda circunstancial; y así, va a ser como un "cuchillo", como un "rayo cruel".

"Toda esa batería de risa rubia / de barrio especial, / las nuevas supersticiones, / la bobera de un nuevo pac-man.": Bajo la apariencia de la figura de Aníbal, su modalidad para cobrar en el supermercado que lo hacía asemejarse a un pac-man y sus cábalas para el turf ("nuevas supersticiones"); se va haciendo más patente en la letra, la alusión a la tilinguería que está en la huevada ("toda esa batería de risa rubia"), el barrio privado y cheto ("barrio especial"), la idiotez del último videojuego ("la bobera de un nuevo pac-man"), pelotudeces así... 

"Nuestro pac-man no es de nadie, / pero el mono es de él. / A veces gana, a veces pierde / (como todo jugador).": Lo del Indio en letras como esta ("Es hora de levantarse, querido, ¿dormiste bien?", es otro ejemplo) es directamente heroico. Presupone un esfuerzo intelectual enorme, el pintar ciertas cosas de la sociedad, haciendo además coincidir en la misma poética lo que se pretende ilustrar, con un hecho anecdótico puntual, como en este caso, lo de la tilinguería de ciertos segmentos sociales; con lo del supermercado "Savoy" y lo de Aníbal.  Aquí hace una analogía entre el juego del pac-man; y la boludez en que vive esa parte cheta y hueca de la sociedad, que nos va “comiendo” la cabeza con modas pasajeras e idioteces. Lo del "mono" es una metáfora entre el síndrome de abstinencia (mono, en lunfa) que sufren quienes tienen una adicción a algo y la cortan súbitamente (la adicción puede ser al alcohol, a las drogas, o a la timba; en este caso puntual, es la de Aníbal a las carreras de caballos, por eso dice "Nuestro pac-man no es de nadie", refiriéndose a que la generalidad de la gente, no es adicta a timbear; pero que a la hora de los bifes, el que tiene que sufrir el síndrome de abstinencia al dejar el escolaso; es él -"pero el mono es de él"-); y la teoría del "mono japonés", también llamada del "centésimo mono", según la cual  cuando un limitado número de personas adquieren un nuevo conocimiento que es ignorado por el resto, éste puede permanecer en sus memorias; pero hay un punto a partir del cual, si sólo una persona más se sintoniza con este nuevo conocimiento, el campo se potencia hasta que este conocimiento es tomado por casi todos. Está aludiendo a que al principio, cuando recién se lanzó al mercado,  el videojuego del pac-man sólo era conocido por un sector snob de la sociedad, que a través de su alto poder adquisitivo tenía acceso a esas novedades; pero después se fue popularizando hasta el punto en que "no se puede vivir sin eso" (irónicamente hablando, claro).
"Un buen par de ojos de vidrio / y tu mirada tiende a mejorar": Se está refiriendo a los binoculares que usan los burreros para poder ver toda la carrera de caballos. Ese es el "buen par de ojos de vidrio" que va a usar Aníbal para que su mirada "tienda a mejorar", es decir, para que le posibilite ver toda la extensión de la pista del hipódromo por la cual corren los tungos. Pero además, el Indio se refiere a las pelotudeces que se perciben cotidianamente a través de las manías y modas que se imponen. Vendría a ser algo así como la frase "pero mirá vos lo que hay que ver ahora", aludiendo a alguna barbaridad, a algo que mueve al asombro, pero que es una banalidad, algo no trascendente, una trivialidad. Y lo ejemplifica con una costumbre cada vez más difundida: la de cambiarse artificialmente el color de ojos mediante el uso de lentes de contacto; así alguien que tiene ojos marrones puede aparentar tener ojos azules, por ejemplo..., una huevada total. Y de paso, alude a que “mejorando tu mirada”, poniéndote lentes de aumento, es decir mirando bien, con atención; podés comprender cosas de la cotidianeidad que a simple vista pueden haberte pasado desapercibidas.
"las nuevas supersticiones": Las cábalas ("las nuevas supersticiones") que Aníbal, como casi todo timbero, tiene. Y además, las nuevas tendencias, modas y costumbres que adoptan ciertos estratos de la sociedad. Por lo general son trivialidades, cosas que no modifican la realidad de quienes las adoptan; pero que sí le dan a quien es presa de esa ilusión, una sensación efímera, virtual, de pertenencia a alguna clase social más alta (por ejemplo, algo así como que si fumás Marlboro y cargás nafta Shell, vas a ser como Schumacher y su Ferrari, si te comprás un Rolex y un Mercedes, te vas a sentir millonario, y si jugás a la última versión de pac-man, vas a pertenecer al mismo "mundo" de esos barrios paquetes...)
"la bobera del nuevo pac-man.": Cuántas veces el "nuevo pac-man" (Aníbal) habrá empeñado el reloj (el "bobo", en lunfa) o algún anillo o alguna otra joya ("bobera"), para seguir apostándole a los yobacas ¿no? Y usa el término “bobera” en un doble sentido, para dar una misma idea sobre algo que represente lo banal: La “bobera” en lunfardo (joyería, paquetería); y la "bobera" entendido como la huevada, lo trivial, lo aparente, la boludez total de esos sectores tilingos...

12 comentarios:

  1. JAAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJ!!!. Hay que hacer un curso. Y más que un curso, hay que quererlo como para desandar cada paso. Sin embargo, por estas canciones se me hace querible. Adorable, diría. Porque deja a todos preguntándonos de que carajos habla, mientras pega con un palo que no puede desenredar casi nadie, pero menos, esos tilingos que sólo conocen el jueguito del pac man. Incluso, el último.

    ResponderEliminar
  2. Sabés qué pasa? No hay que hacer ningún curso; lo que sí hay que hacer, es poner el balero en funcionamiento, aunque sea, a veces. Y me viene a la memoria algo que escribió Marcelo hace un tiempito, refiriéndose a la diferenciación entre redond@ y ricoter@. Lo del supermercado "Savoy", el ñato que lo atendía y todo eso, lo sabe cualquier redondo con unas cuantas misas encima; en cambio, quien es sólo ricoter@, se va a quedar con ese "gran dato", como si estuviera en posesión de la piedra filosofal; y después, va a presumir ante quienes no lo tengan, de gran conocedor del tema, refregándoles a los demás por las narices, que tiene en sus manos un extraordinario secreto, un gran misterio... Yo no le puedo dar un cheque en blanco a nadie, asegurándole que mi interpretación sea efectivamente lo que quiso decir el Indio; porque mi interpretación no es LA verdad; a lo sumo es mi verdad, tan relativa como cualquier otra. Yo no me puedo quedar con que el Indio se quemó el marulo solamente para hacerle una canción a un tipo que jugaba a los burros, al cual le compró alguna vez un par de botellas de algo; porque si así fuera, entonces habría dicho lisa y llanamente: "es una cancioncita donde un ñato juega a las carreras de caballos y atiende un supermercado, cobrando como si fuera un pac-man, no tiene otra pretensión", y listo, tal como hizo con algunos temas de Gulp. La cosa se reduce a dejarse llevar por la lírica, a idear la interpretación propia de cada tema, tal como resuene en la pisque de cada uno; tan simple como eso. Nadie tiene la posta, pero eso no significa que haya que renunciar a la búsqueda y quedarse con lo que interprete cualquier nabo, en este caso, yo.
    Pero bueno, muchos se olvidan de que este asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene!... Y es que la franela, no es lo mismo que la gamuza...

    ResponderEliminar
  3. PD. Se me trabucaron los garfios y escribí "pisque" en lugar de "psique"; sorry.

    ResponderEliminar
  4. Nunca se me hubiera ocurrido, leerte "tan enroscado", pareciera que lo hubiera escrito yo, en fin, es tal cual lo describís, "la enfermedad adquisitiva", la "simulación atada con doble cordel", la "necesidad de pertenencia", en fin, todas aquellas cosas que te hicieran sentir, el "formar parte", como por caso "salir de la casa en un country y subirse a la 4x4, para recorrer 300 mts e ir al gimnasio", en donde, hay mas exhibición en el estacionamiento, que en una galeria de arte.

    Cenas del finde en donde solo se hablaba de dinero, acciones, la situación del mundo, para sacar una tajada mas, "comer un asado con corbata" y guarda con hacer humo !! y los mejores terrenos de un country, son los que están al lado del "fairway" de la cancha de golf, pero, esa cercanía te prohíbe "hacer ruido" !!, el café de la tarde, finalizada la rueda del Merval, en "La Banca" en 25 de Mayo al 300 y la desgracia te pisa si se te ocurre ir al baño, a orinar ..........., que mientras te la sosten{es para no errarle viene tu "competidor" en horario laboral y solamente "conocido" por fuera de él, porque siempre vá a estar atento a que se te escape alguna, para la próxima rueda y mientras orinás te cuenta sus opiniones, para sonsacar las tuyas, sobre tal o cual acción, el precio del mercado de futuros y la insalvable consulta sobre Wall Street, si en tu trabajo tenés "pantallas de Bloomberg, que ahí dejé la vista y algo de la razón, que conservaba, es tal la velocidad del volumen de operaciones, su cantidad, que el precio de un papel, varia en ctvs. pero en la imagen son líneas verticales en un subibaja, más las horizontales que van reflejando las que subieron y bajaron desde la apertura del día y en dos pantallas más, separadas, las acciones o "commodities" (jugo de naranja, cacao, café, etc .......) y los papeles, que posees, de los clientes, en cartera.

    Ese mundo virtual, es el que plasma, con la libertad que la poesía permite, pero la sintesis ya la escribí.

    Un detalle más y termino, la historia de la modernidad nos dijo que el trabajo más desgastante que hay es el de "controlador de vuelo", por ej., el "O'hara de Chicago", en sus días pico, suele tener, en esa época, unos "mil aviones en techo de vuelo 1.000", esto significa que unas decenas de controladores tienen el poder de Dios para decidir la vida y la muerte de la cantidad de pasajeros por avión, multiplicado x 1.000.

    Los operadores de empresas de gran volumen de operaciones, no fué mi caso, monitorean las "24 hs" el inicio de las ruedas, es decir, cenando, se levantan para ver en pantalla "la epertura de Tokyo", por ser Japón, nuestras antípodas y así terminan, consumiendo merca y llenando las salas de juegos de casinos, porque el sistema ya está en sus cabezas, el rendimiento óptimo del operador de mercado hoy, no llega a los 3/5 años de laburo, la mesa de operaciones, te termina comiendo la salud, en mi caso, yo viajaba con 17/11 de presión permanente, consumiendo Bayaspirina, como si fueran caramelos y así me fué, aunque parezca mentira, fué ese 12/11/05, viendo al Indio en La Plata, mientras descarrilaban unas lágrimas, por el "habíamos vuelto", decidí que tenía que terminar o eso terminaba conmigo, precio que aún estoy pagando, por mejorar el modus vivendi familiar.

    Largo, que hoy me operan o deciden que debo vivir de la nieve en el Himalaya.

    En esas frases, el Indio dice más de lo que yo pudiera escribir, pero la síntesis es "la enfermedad adquisitiva y la simulación", las conductas de los moradores, sino como entender que "un Banco le presta al que le sobra y le niega al que lo necesita ??.

    Me fuí : )

    "Es lo que hay"

    ResponderEliminar
  5. Por solo leerte me quedé exhaustaaaaa!. Por otra parte,y voy a lo que más me interesa por el día de hoy, es tu operación. SUERTEEEEE!!!. Va a estar todo bien!. De alguna manera estaremos en contacto y aquí estamos en cualquier momento!!!!!!!!!!!!!. Un beso Marcelo!!!!

    ResponderEliminar
  6. ah! Ahora la cacé, qué boludo estoy (más que de costumbre)... No entendía por qué le decías a Marcelo que habías quedado exhausta leyéndolo; si yo lo leía y veía que no era para nada largo lo que escribió; al contrario... Pero claro, vos te referías a que quedaste exhausta leyéndolo, porque describe su actividad en la Bolsa y lo desgastante de la misma. Y sí, yo no tengo ni la menor idea de jugar en la Bolsa, nunca tuve una puta acción de ninguna empresa; pero sí recuerdo que cuando estuve de gerente de una multinacional en Baires, habían caído una pléyade de ñatos, típicos yuppies, con tiradores y todo eso, completitos digamos, un calco de Michael Douglas en "Wall Street"; que se la pasaban dándonos consejos de cómo teníamos que invertir nuestro sueldo (como si diera para invertir), y hablaban raro entre ellos, siempre en torno a la Bolsa, a la cotización del tomate en el mercado de Tombuctú, boludeces así...
    No sé como hace Marcelo para escribir en negrita, sé que escribe en negrita por lo de la vista; pero cómo hace para poder poner negritas en los comentarios no sé, yo no veo ninguna herramienta para cambiar a negritas, si supiera, escribiría todo en negrita, así lo lee mejor; pero ni idea de cómo se hace...

    ResponderEliminar
  7. ¡ Felicitaciones ! Excelente la visión de que el Indio se inspira en determinados hechos anecdóticos para dar el puntapié inicial, inspirador para su temática y muy cierto aquello de una lírica cuasi heroica: va acomodando un relato con una idea, como dos negativos superpuestos que logran formar una sola imagen nítida. Esa es la verdadera lectura de la " lírica solariana ", como lo harías con cualquier buen poeta ¿ O acaso le preguntamos alguna vez al Spinetta de sus épocas más surrealistas qué quiso decir en equis tema ?

    ResponderEliminar
  8. La verdad Juan Carlos, que yo no tengo más que agradecerte por todas las interpretaciones que hacés de los temas de Solari. Yo tengo 21 años, por mi vieja (de pibe) escuché varios cd's de los redondos pero hace poco me he puesto a profundizar en la fantástica lírica solariana, y la calidad de interpretaciones y agregados culturales que hay en esta página no los habia visto en ningun otro lado. No me queda más que agradecerles desde Mendoza, capital, un abrazo grande.

    Pd: Para que se den una idea, nunca en mi vida me hubiera imaginado que el Savoy era un supermercado de La Plata y mucho menos que la canción iba dirigida en parte a su dueño!!

    ResponderEliminar
  9. Soy de la plata y conocí el savoy de plaza Italia, a Aníbal y a su flia!!! No sabia q este tema iba para el!!! Conocí al negro cañón el cual le hizo el tema masacre en el puticlub... ( ruedan los dientes del negro cañón)... Eran todos de mi barrio pero yo tenía 6 años... Muy chica...

    ResponderEliminar
  10. Gracias Juan Carlos! Me gustan tus interpretaciones hermano. Escucho a los redondos hace re poco y me pegaron mal. Tengo 28 años y siempre los odie hasta hace un año atras (motivos absurdos). Ahora toco y canto sus canciones. Me cayo la ficha. Saludos desde Tucuman!

    ResponderEliminar
  11. Unos años atras entrando a una pizzaeria en la plata me sorprendi de ver que la atendia el tal Anibal y como uno de los que estaba conmigo portaba una guitarra pregunto si conociamos a los Redondos, obviamente que si y dijo que le habian dedicado un tema "pacman en el savoy" yo pense que era invento pero leyendo esto me confirma que es cierto.

    ResponderEliminar