miércoles, 30 de noviembre de 2011

ROTO Y MAL PARADO







Escribe: Juan Carlos Serqueiros

ROTO Y MAL PARADO
(Beilinson - Solari) 

Quemás tu vida en este día, 
en esta tibia, tibia fila. 
Que más, que más, quemás 
Que más, que más, quemás, tu vida 
¿Cómo te va en estos días, 
humano roto y mal parado? 
Que más, que más, quemás 
Que más, que más, quemás, tu vida. 
¡Fuego, fuego, fuego, fuego, 
fuego, fuego, el día! 
¡Le Tangó! 
Tu loca voluntad humeando 
graznando fiero y sin estilo. 
¡Fuego, fuego, fuego, fuego, 
fuego, fuego, mentiras! 
Mentiras...

Bueno, un tema en el que se alude a las drogas, pero tangencialmente. El concepto de la canción es mucho más pretencioso y no se limita sólo a la descripción de alguien que "quema" su vida usándolas; la alusión a las drogas es sólo de costado, como si ese alguien hubiera recurrido a algún alucinógeno para meditar y divagar sobre algo muy profundo. 
Diríase que está planteando una cuestión existencial: la insignificancia del ser humano frente al universo material e inmaterial; le está preguntando cómo afronta esa situación "en estos días" (o sea, el aquí y ahora de una época determinada), y le dice que inexorablemente se le pasará la vida ("quemás tu vida") tratando de encontrarle respuestas a sus interrogantes, respuestas que obviamente, jamás tendrá, porque es sólo un "humano, roto y mal parado" ("roto" por sus dudas y problemas, y "mal parado" frente a semejante cuestión: su relación con el Universo, con el Cosmos).
Y hace aparecer eso como el rollo que esa persona tiene en ese momento en su psique, tal vez influenciada por la droga: las “filas tibias” (líneas de merca, de cocaína), y lo asimila con un “tango” (rollo, mambo, conflicto) que el tipo o la tipa tiene en el coco (“Le Tangó” dice el Indio en francés, y a continuación suenan algunas notas de La cumparsita en la música del tema).
Y termina con una rotunda, explícita definición: "Mentiras!", señalando inequívocamente que el uso de drogas no pasa de ser "algo a probar", tanto como para ver "qué onda da", "una experiencia no ordinaria de vida" digamos, apelando a la cita de esa frase a la que tan afecto es Solari; pero que en definitiva, no deja de ser un efímero sucedáneo de la felicidad, algo que en modo alguno podrá darle al chabón o a la mina la respuesta a sus dudas, algo que es exactamente eso: "Mentiras!".

Enlace a la canción en You Tube: http://www.youtube.com/watch?v=QumGOoh5igE

-Juan Carlos Serqueiros-

1 comentario:

  1. Me parece más profundo tu pensamiento acerca del indio, que la letra que escribió el mismísimo Solari. Uno interpreta y la interpretación es uno. O es de uno?. Bueno, para el caso es casi, casi, casi..., lo mismo.
    P/D: Yo he podido plantearme mi relación con el universo, pero no me mambeé y no me hizo falta sucedáneo. Se ve que vine con fasito incoporado! jajajaja!

    ResponderEliminar