jueves, 28 de febrero de 2013

EL GORRIÓN CORDOBÉS


















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

"Consigo vivir de esto con mucha dificultad. Y a veces, muy cuestionada por mí misma." (Mara Santucho, en entrevista concedida al programa Sangre de monos, de Radio Nacional Córdoba)

Hará unos... cinco, o quizá seis años, si no me marra la cuenta (Borges dixit), escuché, al azar, de pura casualidad, en un taxi cordobés; una voz que me impactó y me conmovió. Pregunté, y así supe que se trataba de la de ella: Mara Jimena Santucho, nacida en 1977 en Córdoba capital (ciudad esta donde continúa residiendo), actriz y cantante.
En lo actoral, ha protagonizado películas como Cuatro mujeres descalzas, de Santiago Loza; Por sus propios ojos y Lengua materna, de Liliana Paolinelli; El dedo, de Sergio Teubal; y Salsipuedes, de Mariano Luque.
Formó en 2001, en conjunto con Sol Pereyra y Alfonso Barbieri, la banda Los Cocineros; una propuesta de alto, primerísimo nivel artístico que concatena lo teatral con lo musical, y en la que Mara es la cantante e ícono principal. Fue (y es) un éxito rotundo. ¿Por la música que hacen, me pregunta? Bueno, como ellos mismos se encargan de elucidar: "es la que escuchábamos tararear en las cocinas a nuestras abuelas mientras preparaban los ravioles domingueros" (lo cual de paso, nos explica el por qué del nombre del grupo). Conjugando géneros diversos como rock, tango, ska, pop, bolero, reggae y cuarteto, la banda lleva editados ya siete discos, todos ellos platos exquisitos dignos del más exigente gourmetPeras al olmo (2002); La hazaña rellena (2003); Niños revueltos (2004); Morrón y cuenta nueva (2005); Platos voladores (2006); En vivo en el Comedia (2008); y Diente libre (2009). Cliqueando en este ENLACE, se puede acceder a un excelente cover que hacen Los Cocineros con la inconfundible voz de Mara Santucho, de aquel hit de los 60 de las Hermanas Navarro: el twist Mami.
Pero pese al extraordinario suceso de Los Cocineros; ella no descuida el proyecto solista que realiza paralelamente: Mara Santucho y los Cinzanos; acompañada por Ignacio y Agustín Falco en guitarra y percusión respectivamente; y por Tomás Gazzo en contrabajo.
Me pongo a escuchar, por ejemplo, esa maravillosa balada rock que es Estación del olvido, de Andrés Clifford (para acceder, cliquear sobre el ENLACE); y surge potente y a la vez arrulladora, la peculiar voz de Mara  con una cuidada, perfecta entonación; me llega como una caricia a los oídos, impacta en mis sentidos y me traspasa, laburando planos muy altos de mi psique.
¡Gracias por la magia de tu canto, gorrión cordobés!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario