jueves, 23 de febrero de 2012

EL ALMA SABE


















Escribe: Gabriela Borraccetti

Alguien reza un padrenuestro para un dios que no ve y que jamás ha tocado.
Un hijo desde la vida, le cuenta a su padre que está en el cielo; que lo extraña y lo recuerda.
Una mariposa hace su habitual ronda sobre la rosa, sin saber que a la siguiente caerá a sus pies.
Un corazón pide por su amor, y busca una guía en el mapa de las estrellas.
Un perro sigue la huella de aquel que lo ha abandonado, porque confía instintivamente en la amistad del hombre.
Y el mundo sigue andando, porque el alma sabe de de infinitos; y es su propia fe la que la asiste en contra de la palabra "imposible".

Lic. Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica