domingo, 28 de diciembre de 2014

GATA SOBRE UN TEJADO DE ZINC CALIENTE








































Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Gata sobre un tejado de zinc caliente (cuyo título en el inglés original es Cat on a hot thin roof) es, en mi concepto, la mejor de las obras de ese genial dramaturgo norteamericano que fue Tennessee Williams.
Concebida para representación teatral en tres actos, la trama gira en torno a los Pollitt, una riquísima familia del sur estadounidense que detenta la propiedad de nada menos que una plantación de catorce mil hectáreas de algodonales situada en el delta del Mississipí.
Ella está compuesta por el cabeza de familia, Big Daddy (Abuelo), un hombre egocéntrico, despótico e insensible en apariencia, que desde la más absoluta pobreza, ha logrado edificar un emporio económico desde lo que era una simple granja que pertenecía a dos homosexuales, Straw y Ochello; Ida, su esposa, a quien apodan Big Mama (Madre, en los diálogos de la obra), con la que llevan cuarenta años de casados, una mujer infeliz y negadora de la realidad; el hijo mayor, Gooper, un abogado que ha pasado la vida a la sombra de su tiránico padre, obedeciéndole ciegamente en todo y tratando siempre de complacer sus deseos; la mujer de éste, Edith, tan prolífica que le ha dado a su marido cinco hijos y está embarazada del sexto, chismosa, hipócrita y enredadora; el hijo menor (y preferido de Abuelo y Madre), Brick, que llegó a ser un ídolo en el fútbol americano y que a sus 30 años ha abandonado su trabajo de cronista deportivo y se ha vuelto alcohólico, cínico y descreído luego del suicidio de su íntimo amigo y compañero de equipo, Skiper; y Margaret (Maggie la Gata), esposa de Brick, una mujer bellísima, sensual y ambiciosa que proviene de los estratos sociales más bajos, a quien su suegro adora y cuyo matrimonio está en crisis, a pesar de lo cual sigue amando a su marido con devoción.
Coincidiendo con el cumpleaños número 65 de Abuelo, se le diagnostica a éste una enfermedad terminal. Conociendo tal circunstancia, Gooper y Edith se aprestan a quedarse con la herencia en desmedro de Brick, a quien planean internar en una clínica para alcohólicos. Pero Maggie la Gata, que ha conocido la miseria y no quiere volver a ella, está resuelta a sacar sus garras para salvar su pareja y defender los intereses de su esposo, aún a despecho de éste.
El conflicto familiar estallará en la noche de "fiesta" de cumpleaños de Abuelo, simultáneamente con una terrible tempestad que las fuerzas de la naturaleza desatarán sobre la comarca. 
Los vínculos familiares, tensos y al borde de la ruptura, las pasiones confrontadas, la intriga, el deseo, la insatisfacción, el sexo, la sordidez, el engaño, la crueldad, el hartazgo, las recriminaciones, los complejos, la crudeza, la hipocresía, el consumismo como sucedáneo de la felicidad, todo, todo está en esta magistral obra dramática en la cual cada uno de los protagonistas buscará con desesperación su propia verdad; a la cual, extraña paradoja, arribarán a partir de una nueva mentira.
Puede usted, estimado lector, adquirirla en cualquier librería, y si no quiere gastar o es afecto a leer en formato electrónico, pues entonces puede acceder a ella haciendo click sobre este enlace.

-Juan Carlos Serqueiros-