miércoles, 19 de septiembre de 2012

LA HUMANA IMPERFECCIÓN

 
Humanizar es entregarle el tridente a Dios y ponerle la aureola al Diablo. Es por eso que llegamos a estar un paso más allá del bien y del mal, y uno más cerca de ser humanos; cuando los líderes son tan sólo una ficción para niños.

Lic Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica

No hay comentarios:

Publicar un comentario