sábado, 30 de junio de 2012

DE GOBIERNO Y ESTÉTICA





















Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Quisiera detenerme un minuto en la significación de la estética. Frecuentemente se dice que el hábito no hace al monje, y es perfectamente cierto. Pero cuando la estética se refiere al colectivo, ahí lo que era cierto; pasa a no ser ya tan cierto.
Hay por parte del gobierno nacional toda una definición encerrada en la adopción de la denominación La Cámpora; porque se apela al nombre de alguien claramente diferenciado de Perón como lo fue el "Tío" (en mi opinión, un tipo absolutamente inepto para gobernar, que se mandó tantos desaguisados y exhibió tanta incapacidad en sólo 49 días, que el General se vio compelido y obligado a asumir una presidencia que no quería). Con lo de La Cámpora, el gobierno expresa, entonces, una identificación, un origen, que se empeña en atribuirse a sí mismo, y para transmitir eso al imaginario colectivo, es que recurre a la iconografía camporista.
Y no es una crítica, eh; es perfectamente legítimo y hasta aconsejable políticamente para cualquier gobierno el no definirse como peronista, a partir del 1 de julio de 1974. Primero, porque la construcción de poder (y me imagino que a nadie se le escapará que un gobierno que ya lleva nueve años y que en la actualidad está en la búsqueda de las herramientas que entiende como más apropiadas para prorrogarse, tiene como objetivo principal la construcción permanente de poder, ¿no?) no es compatible con enrolarse en ningún “ismo” pretérito. Y segundo, porque el rótulo "peronista" también se lo puso un inmundo mamarracho como Menem, y asimismo, no tuvo empacho alguno en presumir de “peronista” toda una larguísima fila de impresentables reciclados, devenidos ahora en acérrimos defensores del "modelo K" pseudo nac&pop, por supuesto, después de haber gritado "la vida por Menem" en épocas del califato, "la vida por Duhalde" en épocas del cabezonato, y vaya uno a saber por quién gritarán mañana que darían la vida (que dicho sea de paso, bueno sería que la dieran de una vez, no importa por quién, pero que la den; así nos libramos de tanta escoria).
Lo que sí es criticable, repudiable y condenable es la hipocresía del gobierno, que cuando le conviene reclama para sí la pertenencia a un peronismo que en los hechos no aplica y del que a menudo abjura, por ejemplo, cuando apela a lo de La Cámpora.
Hipocresía esta que además ejerce en todo sentido, de ida y de vuelta; porque no ve inconveniente alguno en denominar La Cámpora a los sectores parasitarios y prebendarios juveniles (y no tan juveniles) de entre sus adherentes por un lado, y por otro; pedirle la renuncia a Esteban Righi, quien legítimamente (y pocos con más derecho que él) puede ponerse el sayo de camporista; para así tratar de tapar la corruptela de la cual se acusa nada menos que al vicepresidente de la nación. Y no es que sea Righi santo de mi devoción, eh, al contrario; pero por lo menos, ese era camporista en serio. Y lo rajaron precisamente por eso.
Lo de La Cámpora también le sirve al gobierno en sus propósitos de instalar en la gente la idea de una identificación con una supuesta "juventud idealista de los 70", que combatía contra una “perversa burocracia sindical” a la que veía encarnada en Rucci (dicho sea de paso, ¡cómo se lo extraña, compañero, el último de los grandes sindicalistas!), y a la que consideraba concatenada con “lo más siniestro del fascismo peronista” (?). Así, La Cámpora vendría a representar para el kirchnerismo una reedición de la “guerra santa" librada por los “ejércitos celestiales y buenos” de Montoneros, contra el “demonio malo” cegetista.
Claro, por supuesto que ni La Cámpora es Montoneros ni el atorrante de Moyano es Rucci; así como tampoco Néstor Kirchner era Perón y mucho menos Cristina Fernández es Evita, pero eso al gobierno muy poco le importa, porque es archisabido que la construcción de un relato ficcional y destinado a lo que reputa como “la gilada” (porque eso es lo que somos para el gobierno), es decir, la opinión pública; poco tiene que ver con la historia real.
Y es precisamente la historia -tanto la más reciente, como también la de hace dos siglos- con lo que más problemas tiene el gobierno. Es que al proclamarse peronista, termina indefectiblemente por chocar contra una porción de su propio electorado: la que le reclama y reprocha el pelearse nada menos que con los trabajadores nucleados en la CGT, mientras que al definirse por el “camporismo”; confronta con otra porción, también de su propio electorado, a la que le gustaría más una ruptura con todo el andamiaje de la politiquería electoralista “peronista”; además de -por descontado- con la estructura sindical que también se asume como “peronista”. Porción esta última a la que le resulta al gobierno difícil convencerla de que está perfecto echar a Righi para defender, con su alejamiento, a un vicepresidente seriamente sospechado de corrupción (y procesado) que proviene nada menos que de la UCD.
Así las cosas, el gobierno se ve obligado  a recurrir a falseamientos en la historia de cincuenta años a esta parte y a buscar afanosamente citas de Evita, las cuales (antojadiza y caprichosamente interpretadas y sacadas de contexto) presentar a la opinión pública como certificación de que lo que está haciendo es correcto, y a "filósofos" de cabotaje tales como el impresentable José Pablo Feinmann, que baten el parche metiéndole en la marota a la gente el delirio de que “Perón era facho” (divague ese que también es compartido por la presidente, dicho sea de paso).
Y lo mismo le acontece al gobierno con respecto a la historia del siglo XIX. Constantemente recurre a las figuras históricas de Moreno, Castelli y Monteagudo, a las cuales busca afanosamente identificar con La Cámpora en una imaginaria línea de rebeldía transformadora (?), que vendría a ser así la "continuadora de los ideales revolucionarios de esos próceres", a los cuales también intenta relacionar con la democracia artiguista (?) a como dé lugar. Pero le incomodan las contradicciones (lógicas, porque todo eso es un delirio) en tal sentido, y entonces; apela a Galasso, sostenedor y defensor, precisamente, de esa tesis histórica. Pero si recurre a Galasso, también tiene que satisfacer, además; al grupejo de pseudo historiadores “revisionistas” que le hacen la claque, porque “los muchachos también tienen que vender sus libros y CD’s”, y entonces “soluciona” el “problemita” creando un Instituto Revisionista Dorrego en el cual rejuntar y amuchar la biblia y el calefón con el tintero que se perdió en el juzgado: al mediático Felipe Pigna -que sustenta tesis (dando por válido, claro, que un personaje como Pigna pueda sostener algo aunque sea parecido a eso que llamamos tesis) aproximadamente similares a las de Galasso; aunque sin la indiscutible honestidad intelectual de éste- y al inefable Pacho O’Donnell, que saben tanto de historia como mi gato del cuadrado de la hipotenusa.
En síntesis, para el gobierno, palos porque bogas, palos porque no bogas. ¿Y todo por qué?: por su carencia de definiciones y por la manipulación hipócrita que evidencia en su discurso y en su accionar.
Más le valdría desterrar definitivamente esos métodos nada aconsejables, especialmente para quien no sabe utilizarlos (convengamos en que no tiene precisamente las aptitudes, inteligencia y patriotismo que Maquiavelo descontaba en el príncipe de su obra más famosa), y dedicarse a no querer ser ni “peronista” ni “camporista”; sino simplemente lo que es: kirchnerista.
La pregunta es: ¿tiene margen para hacerlo a esta altura de las cosas? Y sobre todo, ¿quiere hacerlo, quiere arrojar lastre para así tener un vuelo más propicio y favorable?
Y, qué sé yo… no tengo la bola de cristal, pero a priori, me parece difícil que el chancho chifle, ¿no?

-Juan Carlos Serqueiros-

12 comentarios:

  1. Junca, te conozco del foro de los redondos, al que has sabido entrar y al cual le has dejado muy buenos aportes, desde la interpretación de canciones hasta debates muy bien llevados con el respeto como principal intención (recuerdo las conversas interneteras con Furtivo, por ejemplo).
    Me atrevo a decirte que si bien estoy de acuerdo en algunas valoraciones (como las que haces sobre el "revisionismo" de Pacho O donell que practica contorsiones increíbles para no crear una verdadera historia que se separe verdaderamente del canon establecido por las clases dominantes en el país), no estoy de acuerdo, por ejemplo, en tu forma de entender o de valorar a Rucci, como así tampoco coincido con vos en tus ideas sobre el tío Campora, tal vez sea por ser pendejo, o por ser bastante más idealista de lo que realidad permite (tema para mi psicoanalista sin duda), con esto no quiero sostener bajo ningún punto de vista que los Motoneros "eran los buenos", obviamente alcanza con ver esa cúpula para saber que era un nido de impresentables,(no así las bases y muchos militantes que han dejado la vida, Walsh, por ejemplo, Urondo, y otros muchos que veo como referentes totales, también desde mi humildísima opinión. Demás está decir que las generalizaciones son injustas, porque no comprenden lo múltiple).
    Creo, también, que este gobierno entra en contradicciones bastante profundas, por eso abogo por la no-práctica de un "peronismo mogólico", intento con mis pocas herramientas, decirle no a un seguidismo ciego y fanático (en el peor sentido del fanatismo, el que no permite ver cualquier tipo de error que valga la pena ser tenido en cuenta para poder mejorar), pero también, desde mi pequeña posición, veo que la contradicción casi es inherente al peronismo, con esto no me vuelco a decir que "Peron era facho",(supongo que tu enojo con el Gordo Feinmann tiene que ver con sus tomos de peronismo, yo a Feinmann lo valoro porque me ha hecho conocer una infinidad de cosas en materia filosófica, y me ha ayudado muchas veces a entender la realidad, pero soy lo suficientemente sensato como para entender que muchas veces se equivoca, y muy feo. Tal vez sea que humanos perfectos no vamos a encontrar, sino, más bien, personas que se destacan para bien en algunas tareas, y no tenemos que exigirle más que eso), de ninguna manera, pero sí que ha tenido muchos giros que marcan una oposición entre sí. O sea, de alguna manera veo que buscar linealidad en el peronismo, es como buscar la cuadratura del círculo (y no veo que esto sea un error, sino más bien un producto de las formas de la política del sistema en el que vivimos y las relaciones de fuerza propias que inherentemente carga dentro sí), para pasar en limpio, no podemos exigirle a un político, por más bueno que sea, que cambie todo un país que carga con casi 200 años de dependencia política, económica, y cultural, como si llegara en el grado cero de la conformación del mismo, como si de él dependiera absolutamente todo y no hubiera estructuras, aparatos, intereses y una larga cantidad de etc´s, previos a su llegada (creo que en esto podemos coincidir), por ahí uno se enoja con ciertas cosas, como con la tercera presidencia de Peron y Lopez Rega, las tres A , (que uno no entiende como Peron no las vió, si es que no lo hizo) a uno le cuestan mucho esas cosas, porque a partir de Evita primero y de Soriano después, sabemos que el peronismo más que una opción política es una opción del corazón que tiene que ver con la conciencia de clase más pura y el más alto grado de dignificación al que llegó toda la clase obrera del país ( y me incluyo en ella, ya que no viví esa época pero yo soy un producto de la clase trabajadora, estudié en la escuela pública, y ahora estudio en una universidad pública gracias a que un día hubo un General que se atrevió a disputar la producción del conocimiento a las clases dominantes y democratizó la llegada a la academia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Citado como fuí, llegué, aquí Furtivo, el Peronismo fue un "Movimiento", esto es, por fuera de la "partidocracia tradicional", es el sistema el que lleva al Peronismo a convertirse en partido, si partieras desde el "punto cero", que para mí representa el "Discurso en La Bolsa de Comercio de 1944"

      http://documentos.hespanica.com/2010/11/el-discurso-de-peron-en-la-bolsa-de-comercio/

      , de neto corte Keynesiano, se entendería el revuelo que causó la generosa oferta a la oligarquía terrateniente, de la época, ofreciendo clientes con dinero, esto es pueblo con subsidios, a cambio de un reparto más equitativo, entre el capital y el trabajo.

      Hasta aquí, el Gral. nos habló de dinero, como otrora lo hizo Marx con su "Das Kapital" y el liberalismo Americalandino, algo más simple de entender que el sajón puro, como fuere, siempre hablamos de dinero.

      Desde lo simple a lo complejo, toda esta "infernal" estructura, que comenzó llamándose "Democracia" no permitió, como la "matrix", vida política por fuera de ella, la visión ciega de la oposición de la época, sumada a la incomprensión y miedo que generan las masas carentes de estructura que las contenga, hizo de embudo y así nace el Justicialismo, como brazo político partidario del otrora Movimiento.

      El mundo estructurado se encargó de generar lo que llamamos "ideologías", que no son más que cinturones que estrechan la capacidad de generar librepensadores y por añadidura, ejecutores con las manos atadas.

      Hasta aquí, dos ítems, estructurar la masa y condicionar su educación, que nos falta y cerramos el kiosco ??, la administración del excedente entre lo producido y lo consumido por el "productor", que a medida que el tiempo avanzó el capital fué tomando fuerza y cohesión, antes, por la singularidad de intereses y después por injertarle al aparato productivo, un nuevo elemento, absolutamente "prescindible", como lo fue y es el sistema financiero/bancario, porque escribo "prescindible", porque ahorran la "nuestra", nos la "prestan" y nos cobran "comisión por el servicio".

      O sea que la división originaria entre las clases trabajadoras y la oligarquía, pasaron a ser, en relaciones ampliadas y algo más complejas, producto de la llegada del Peronismo al poder, en trabajadores, oligarquía e "industriales", una nueva clase de productor, que aglutinaba más personas, en menos espacio, como un dato adicional, la oligarquía agricologanadera utilizaba, en promedio, un gaucho cada 8/10 Has., dependiendo de siembra o vacunos, por citar ej. sencillos.

      Ahora, con la llegada de la industria se genera un nuevo "polo de poder", se necesitaban "obreros calificados", "concentración de viviendas", "logística de distribución", que la oligarquía combatió hasta el hoy, en fin, como llegamos acá ??, con el Discurso del '44, ese punto de partida y "sin el Cnel. Perón en el poder !! bien concatenado, nos lleva al hoy.

      Sigue >>>

      Eliminar
    2. Leelo, tratá de despojarte de prejuicios ideológicos, sea cuales fueren éstos y fríamente seguí hilvanando lo sucedido y los porqué de los cambios, no fue el Peronismo una jaula para pensadores, al ser un Movimiento, era abarcativo de raíz, convivían en su seno desde las "izquierdas esclarecidas de América", hasta la más virulenta ortodoxia liberal, ese abanico generó tensiones tales, que se necesitaba un "Conductor", que amalgamara las necesidades representativas de cada sector, cosa que comienza a deteriorarse, con el ingreso a la partidocracia y esta a retroalimentarse.

      Llegamos a un punto tal, que el excedente de la mano de obra activa, unos 12 a 16 millones de habitantes, "necesita" que les administren, de las más variadas formas, los saldos positivos.

      Y empezamos con un discurso, leelo y cuando quieras, la seguimos, porque si avanzo demasiado, es intrincada la trampa partidaria y complica más el relacionar hechos con 40/50 años de diferencia.

      Por último, todos los Movimientos, por su propia conformación, son contradictorios, además porque parten de un mismo principio, la "Dialéctica Hegeliana", que en el Peronismo se representó con la frase de "mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar"

      Bienvenido al club y por las incoherencias no te preocupes, porque "el gran error de las ideologías es haber sido estáticas, en un mundo dinámico", algo así como si PR/Indio, en vez de ser independientes hubiesen sido parte del marketing de la industria discográfica, hubieran sido "partidocráticos" y no "librepensadores"

      Posdata: Mao le dijo al Comandante Guevara, en su visita a China, que si fuera Argentino, sería Peronista

      Slds.-

      Eliminar
    3. Unas reflexiones finales, respecto de "La Cámpora" y ya estamos arrancando mal, si el Tío hubiera hecho bien su trabajo, no hubiera sido necesario, que en "49 días" se produjera la asunción por parte del Gral., del poder formal.

      Montoneros, la escoria armada, solo el repaso de su historia, hace inútil cualquier descripción, no existieron, salvo en la cabeza de su militancia "ingenua", el resto fué masivamente traicionado por su infiltrado MEF, que reportaba a la SIE (Sec. Int. del Ejército) a través de su "control, el Gral Imaz.

      Kirchnerismo, una variante adoptada por su creador, en circunstancias de extrema complejidad y que se puso el carro al hombro, que tuvo que el resto nó ??, "Conducción" y esta realizada "por fuera de la estructura partidaria", siempre tengo fresca en mi memoria la reflexión que le diera al Ministro de Economía de ése momento "Martín Lousteau", cuando este le expresó que para controlar la inflación, había que enfriar la economía, llevándose por toda respuesta, para enfriarla tengo 5.000 libros en la biblioteca, necesitamos crecer que "yo con plata, arreglo cualquier problema".

      Es su muerte prematura el punto de inflexión en el partido, para que este comience a testear, de que madera estaba hecha la mujer y con ello el comienzo de las presiones, externas e internas, la reelección asimismo generó un reacomodamiento, no muy feliz, en los cuadros de conducción del Estado y en la llegada de los "muchachos", que sin la menor idea de la fragmentación en que se encuentran las estructuras del estado y "la caja", van poniendo un pié en cada Ministerio, Secretaria, Dirección, etc's, hasta convertirse en un nuevo Estado dentro del mismo, con el consecuente grado de corrupción, Aerolíneas es el caso más visible, porqué fue el caso que tomaron desde "cero" y hasta el último balance, la gestión arrojó 2.800 palitos gringos "down".

      Además, una vez enraizados en la estructura partidaria, llegaron los “actos de conveniencia y sostén con las administraciones provinciales” y con ello el foco corruptivo ampliado y más visible.

      Creo que el último informe de Lanata en PPT, respecto de la administración Alperovich, me redime de extenderme, los actos de corrupción se hacen más visibles, cuando son menos a los que robar, llevándose el mismo monto dinerario

      Ahora sí, los ojos me queman, adieu bye bye

      Eliminar
    4. Sin tilde y con él: lucido y lúcido. Excelente.

      Eliminar
    5. Aplaudiendo de pié frente a la compu. Si no me escuchás, cuando vengas por acá te aplaudo Marce!. Proponete para presidente. Yo te voto!!!: FURTIVO PRESENTE! JAJAJAJAJA!

      Eliminar
    6. Gracias Gaby, pero declino, duro menos que Juan Pablo Iº

      Eliminar
  2. Con todo esto que te digo, creo que casi está demás decir que yo apoyo este gobierno, me siento Peronista, como así también Kirchnerista, y también intento (¡Qué pretensión la mía!), desde el peronismo, tener una conciencia, un análisis, y una mirada crítica aplicada desde el marxismo. Por ahí en esto no coincidamos, pero lo fundamental para mi tiene que ver con que, más allá de las diferencias, hay muchas líneas en las que se puede llegar a grandes acuerdos.
    Veo que el gobierno comete errores, pero entiendo que es injusto valorarlo tan negativamente, ya que ha llevado adelante (y lleva, desde mi opinión), muchas políticas realmente positivas que valen la pena defender frente al avance de ciertas movidas golpistas en la región (Paraguay, Bolivia), con esto no quiero deslizar, ni me parecería justo, que tu mirada o este artículo contribuyen a eso, de ninguna manera, bienvenida sea la crítica, pero me parece que cuando uno critica, si quiere ser un poco más justo, debería hacerlo desde un lugar un poco más reivindicativo, no quiero faltarte el respeto, es simplemente mi opinión, puede no significar gran cosa, seguramente no, pero me despertó la necesidad de comentar el artículo que escribiste.

    Te mando un gran abrazo desde el anonimato traidor del cyber-espacio.


    PD: ¡VAMOS LOS REDONDOS!

    Rodrigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los comentarios y aportes, Rodrigo! Disentir es saludable y hasta recomendable, y cuestionar todo; directamente un mandato. Entiendo pertinente una aclaración: Yo voté a este gobierno, y lo hice antes y ahora, la última vez, en octubre del año pasado; ergo, no abrigo ninguna mala intención hacia él, por el contrario. Es más: EN EL ACTUAL CONTEXTO, Y CON LA "OPOSICIÓN" QUE VEMOS, antipatria y cipaya; lo volvería a votar, por más cosas que le cuestione y que seguramente le seguiré criticando; simplemente porque es el menor de los males, quelevachache... Pero no puedo permanecer impasible frente a la hipocresía que evidencia, a los antifaces políticos que usa y a las corruptelas en las que incurre. Eso es lo que uno le critica, desde la buena leche y las ganas de que se corrija. El amiguismo, la prebenda y el curro, no son buenas cosas...; mirá: Marcelo Furtivo es my brother, pero si él fuera presidente, seguramente no me pondría a mí a manejar el ministerio de economía; y en la situación inversa, yo no lo pondría a él a manejar relaciones exteriores; por más amigos y hermanos que seamos. Generoso hay que ser con la guita de uno; no con la del Estado. El gobierno hizo muchas cosas buenas, que uno le aplaude y reconoce; pero no se le pueden aplaudir y reconocer los desatinos y los curros. So pretexto de la "maldad de los medios" (Clarín, La Nación y demás), el gobierno gasta millones y millones en programas televisivos como 6,7,8 y en periodistas adictos, estilo Verbitsky, Anguita y otros bichos de laya similar. Me pregunto: ¿Qué, somos todos pelotudos los argentinos, que tiene que venir el gobierno a "mostrarnos la realidad"? Por favor... Aerolíneas, entregada a "La Cámpora" para que la "maneje": un desastre que lleva acumuladas pérdidas por 2.800 millones de dólares; y frente a eso ¿hay que quedarse en el molde y morfarse el escuerzo? Uno no pretende que las empresas estatales ganen guita, porque eso es un delirio y porque no están para eso; pero una cosa es bancar las pérdidas económicas que presupone su existencia, para desarrollar regiones postergadas, la vinculación, la comunicación, etc.; y otra muy distinta dilapidar la guita del Estado en amiguismo y curros. En fin, el tema es largo...
      Otra vez, gracias por los comentarios y aportes, y un abrazo argentino y redondo.

      Eliminar
    2. Juanca, yo te pongo de ministro de educación; pero de relaciones exteriores... mmmmmmmmmmm, terminamos en guerra. A Furtivo lo pongo en inteligencia. Y yo, presidenta! jajajajaj!. Chau, me fuí a cocinar...

      Eliminar
    3. En este comentario se nota que la humanidad se le viene encima, en el anterior me ofertó la Presidencia que hoy, es su deseo, quedarse, cuak

      Eliminar