miércoles, 1 de febrero de 2012

ESPEJOS




















Cuando aún en silencio y soledad nos sentimos atormentados y perseguidos por los problemas, es probable que estemos pensando como pensaría alguien más, que estemos sintiendo lo que sentiría un otro, o que estemos creyendo en lo que se nos enseñó a creer.
Eso a lo que llamamos identidad es un cementerio de identificaciones, llenos de "te parecés a...", "sos como..." o "verás cuánta razón tengo en...". Plagados de fantasmas y designios ajenos, creemos ser nosotros mismos; cuando en realidad, estamos lejos de conocer la mismidad.
Animarse a ser uno mismo, es estar dispuesto a romper esos espejos que nos impiden ver quiénes somos en verdad.

Lic. Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica

1 comentario: