lunes, 9 de enero de 2012

ROSAS Y CATRIEL





















“Juan Manuel es mi amigo. Nunca me ha engañado. Yo y todos mis indios moriremos por él. Si no hubiera sido por Juan Manuel, no viviríamos como vivimos, en fraternidad con los cristianos y entre ellos. Mientras viva Juan Manuel todos seremos felices y pasaremos una vida tranquila al lado de nuestras esposas e hijos. Todos los que están aquí pueden atestiguar que lo que Juan Manuel nos ha dicho y aconsejado ha salido bien."

(Frase del discurso del cacique pampa Juan Catriel, en Tapalqué, en 1833, celebrando la llegada de Rosas al poder en su segundo gobierno).

4 comentarios:

  1. En cambio, si alguien hubiese grabado mi discurso cuando asumió su segundo gobierno uno que no era, pero le decían, caudillo de Anillaco, (y era un ladrón, mafioso y vendepatria, seguro que no saldría en una nota de tu blog: imposible de transcribir sin ser llevado preso...

    ResponderEliminar
  2. Lo estás calificando demasiado benévolamente al decirle solamente ladrón mafioso y vendepatria...; ese es un reventado tatarachozno de puta sidosa. Y además, es el Alvear del peronismo, el que intentó vaciarlo de contenido ideológico, el que derribó todo concepto de solidaridad social, el que se abrazó con el inmundo genocida isaac rojas (minúsculas adrede), el que entregó el patrimonio que llevó años construir, y en fin; el culpable máximo de depredaciones que aún hoy, estamos pagando.
    Pero bueno, no me provoques mala digestión con el recuerdo de esa inmundicia payasesca; mejor circunscribámos al tema del post: Rosas y Catriel, porque para escribir sobre los daños causados por el ladri de Anillaco, necesitaríamos mil blogs... y no sé si alcanzaría.

    ResponderEliminar
  3. Nada es gratis en esta vida, esta misma, le arrebató un hijo, desconozco la valoración que hará de semejante pérdida, si puedo decir que nadie se lleva nada, que la mugre de su apellido, la llevarán sus hijos, los hijos de sus hijos y así sucesivamente.

    Es solo otro hijo de un acto carnal pago

    Posdata y final, hace muchos años, con posterioridad a la salida del "AlfonCinismo" (me agradó la forma), cenando en Puero Madero, entró este .............., con su séquito de ladris, llamé al mozo, protesté airadamente por la presencia de semejante basura, pedí la cuenta y me marché, en un acto que supuse solitario, pues no fué así, conmigo se retiraron unos 10/15 comensales, así se empieza, con ejemplos de conducta en pequeñas acciones, sin violencia, solo haciéndoles sentir asco y desagrado por su presencia, por la presencia de sus hijos en el mismo Colegio y el ej. está con sus compañeros de Colegio, de los hijos de "Schocklender", que repudiaron su presencia delante del padre, en última instancia y con alguna carga de injusticia, para con los hijos, es una buena medida, porque todo garca que se precie, no volverá a tenerlos

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría pensar que esa gente algún día recapacita. En cambio creo que como se la pasan justificando fines, medios y comienzos, también creen que jugar con un país y reventarle la vida a millones, no es algo de lo que se los pueda culpar. -"Fueron las circunstancias", se dirán. Y encima perdí un hijo, pensará el aspirante a prócer. Son tan míseros, tan pequeños, tan inconscientes, básicos, bestias y burros, que la vida puede arrebatarles un hijo, y ello solo les sirve para juntar rencor, o para salir a dar un discurso como si hubiese prácticamente llovido, porque tienen la sangre congelada. Si no,no se hubiesen atrevido a matar a tantos por unas cuantas coimas. Sin embargo, el anillaco lo hizo en forma reiterada, antes y después de la muerte del hijo. O sea que se transforman en lo peor de su sombra. Siempre digo que cuando odiamos a alguien con tanta carga, es porque en ese otro hay algo que nos pertenece. Con este hijo de un acto carnal pago, (está bueno decirlo decorosamente aunque para ellos el decoro máximo me lleva a decir puta), todavía me estoy preguntando que es lo que le estoy endilgando. Me limpió el futuro de un saque, ya que asumió un par de años antes que yo saliera de la facultad. Y en el 92, me robó 2 trabajos de un saque y sólo me quedó un lugar ad honorem en un hospital en el que no había algodón. Ayyyyy Rosas!!!. La historia es injusta, hay hombres injustos, y hay otros que además de injustos, son el reflejo de las neuronas cuadradas de un país. Mis disculpas.

    ResponderEliminar