jueves, 26 de enero de 2012

AUNQUE EL PRECIO SEA ALTO




















Escribe: Gabriela Borraccetti

El silencio y la autoconmiseración se han hecho para quien desea quedarse atascado en un pasillo, en lugar de pasar a otra habitación. Se ha hecho para quien relee la misma carta, el mismo párrafo y el mismo renglón, sin saber que en el final, se escribe la solución a todas las cosas. Se ha hecho para enfurruñarse y acentuar negritudes...
Pero a mí me gusta abrir nuevas puertas, me gusta limpiar mi altillo mental y adoro leer los finales de todo tipo. No guardo en mi cabeza y menos en mi corazón, el pulso del mascullar que ennegrece el alma; el perdón pasó a ser mi aliado y jamás pido libertades, simplemente las tomo.
Aunque el precio sea alto, nunca será más alto que arrastrar los pies por el camino, llevando los grilletes de heridas sin curar, masticando el chicle del desdén con aliento a lamento.

Lic. Gabriela Borraccetti
Psicóloga Clínica

No hay comentarios:

Publicar un comentario