domingo, 1 de enero de 2012

LA BIFURCADA: MANZI Y BORGES




Escribe: Juan Carlos Serqueiros

Ambos poetas mantenían una cordial relación: baste con recordar que Borges, en 1934, quiso prologar los versos del genial Arturo Jauretche: "El paso de los libres"; y tal pedido, se lo hizo a Don Arturo justamente -¡oh, casualidad!- por mediación de Homero Manzi). 
Por ese entonces, Borges compartía -al menos en el discurso- con Manzi y Jauretche, una posición, digamos, nacional y popular, y una común admiración hacia Hipólito Yrigoyen.
Posteriormente, "la bifurcada" (Memphis La Blusera dixit), entraría a tallar, y el inefable Georgie, olvidado de su primigenio y después tan denostado "populismo", tomaría el rumbo por todos conocido y fue visceralmente antiperonista; mientras que Manzi y Jauretche se mantendrían -¡y cómo no habrían de hacerlo esos dos maestros!- firmes junto a las mayorías populares. 
No se los perdonaría Borges, quien en junio de 1965, en un reportaje que le hizo la revista Confirmado, refiriéndose a la lírica de Manzi decía:

Periodista: -¿Admitiría usted que, si muchas grabaciones de Gardel son sensibleras, también se le deben otras como Milonga del 900, que no tienen par?
Borges: -Es cierto. Es muy buena. Me ha sucedido discutir con alguien si la expresión "soy hombre de Leandro Alem" aludía al más reciente nombre del Paseo de Julio o a la condición radical del parlante.
Periodista: -Evidentemente se trata de la segunda acepción. Además Homero Manzi, autor de la letra, era entonces fervoroso yrigoyenista.
Borges: -Sí, pero después, antes de morir, fue peronista.

Ay, Georgie, Georgie! Eras un genio. Y quizá por eso, tenías la misma condición que nos achacabas a los peronistas: la de incorregible.
En fin...

No hay comentarios:

Publicar un comentario